Carlos Iván Moreno

Plumas NCC | Educación superior y la crisis de la democracia

• Bookmarks: 26


Por: Carlos Iván Moreno (México).

La idea de la democracia liberal está en crisis. Es poco valorada incluso en países con altos niveles de desarrollo. Según el Democracy Index 2020, 7 de cada 10 países evaluados retrocedieron en sus indicadores de solidez democrática; los peores resultados en al menos 15 años.

La erosión se acentúa en Europa, Estados Unidos y, por supuesto, América Latina y México, donde poco menos de la mitad de la población respalda el ideal del gobierno democrático, y aumenta, de forma preocupante, el número de personas que consideran que los gobiernos autoritarios son preferibles en ciertas circunstancias; incluso entre los jóvenes (Latinobarómetro).

También la ciencia, el diálogo y la duda pierden terreno frente a los absolutismos, la intolerancia y las “fake news”. Instituciones de educación superior de todo el mundo son objeto constantes señalamientos, censura y presiones político-presupuestales por parte del poder público. Hoy, solo el 20 por ciento de la población mundial vive en países con niveles aceptables de autonomía universitaria (Global Index of Academic Freedom 2020).

Dos factores pueden explicar estas crisis: la creciente brecha entre las expectativas generadas por gobiernos democráticos y su efectividad en resolver problemas sociales cada vez más complejos; y la oprobiosa desigualdad y acumulación de riqueza de las élites, producto de excesos del libre mercado.

Pero, además, a nivel global crece el argumento de que la actual crisis democrática es también una crisis de la educación superior, que ha privilegiado la técnica, la empleabilidad y la híper-especialización, por encima del pensamiento crítico, la historia y la construcción de ciudadanía.

La interrogante es si en las universidades estamos formando estudiantes primordialmente para encontrar certezas acríticas, y no preparándolos lo suficiente para aceptar la incertidumbre, promover la tolerancia y enfrentar la complejidad.

Para algunos, el problema es que “las universidades han venido abandonando el ideal que representaban los ‘estudios liberales’ (Liberal Arts curriculum), donde existía el acuerdo de que la relevancia iba más allá de los contenidos técnicos”; incorporaba la historia, la literatura, los valores del liberalismo y la pluralidad.

De acuerdo con el profesor Grigore Pop-Eleches, politólogo de la Universidad de Princeton, una educación concentrada solamente en la ciencia y la tecnología deja de lado un análisis más amplio sobre distintos aspectos de la sociedad.

Para la Dra. Sonia Cárdenas, profesora en Trinity College, es un error pasar por alto el impacto social de la educación superior: “la toma de decisiones en todos los sectores de la sociedad para prevenir y responder a las crisis está determinada por lo que las personas saben, cómo piensan y qué valoran. Este es el verdadero poder de la educación superior y de las artes liberales”.

Entonces, integrar los estudios liberales en la currícula, independientemente del tipo de programa educativo o del área académica, implica educar a las y los jóvenes para que sean capaces de observar los problemas no solo desde una dimensión aislada, sino en conjunción con el todo. Los estudiantes aprenden a lidiar con preguntas difíciles y persistentes que reflejan el desorden de la vida. Aprenden cómo pensar, no sólo qué pensar.

El debate crece y el tiempo apremia. Como afirma el historiador Daniel Chirot, sin una base de estudios liberales -transversal y para todos los estudiantes-, que les provea de fundamentos para comprender su entorno y su historia, los jóvenes tendrán muchos problemas para adaptarse a un mundo cada vez más incierto. Tampoco serán activos defensores de los valores y libertades democráticas.

***

Car­los Iván Mo­reno es Licenciado en Finanzas por la Universidad de Guadalajara (UdeG), Maestro en Administración Pública por la Universidad de Nuevo México y Doctor en Políticas Públicas por la Universidad de Illinois-Chicago. Realizó estancias doctorales en la Universidad de Chicago (Harris School of Public Policy) y en la Northwestern University (Kellog School of Management). Actualmente se desempeña como Coordinador General Académico y de Innovación de la Universidad de Guadalajara.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
396 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por