Artículos o noticias

LIVES: Un proyecto pionero europeo para acabar con el plástico en los ríos

• Bookmarks: 19


Europa.

Un grupo de voluntarios visita cada semana las orillas del río Mosa en Borgharen (Países Bajos). Aunque la cuenca del río se ve hermosa y tranquila desde aquí, a ellos les preocupa. Su objetivo es acabar con los residuos que se acumulan en las orillas de esta vía fluvial que atraviesa los Países Bajos, Bélgica y Alemania.

Participan en LIVES (Litter Free Rivers and Streams), un proyecto europeo pionero que aborda el problema del plástico en los ríos y arroyos transfronterizos, mediante una acción conjunta. Ya han recogido unas 260 toneladas de residuos.

“Lo que yo he recogido personalmente es más grande que mi casa. A la vuelta de la esquina, tenemos otra montaña igual que esa, que recogimos hace unas semanas. Muchos de los residuos ni siquiera los vemos, porque se los lleva la corriente, se quedan en el fondo del río y luego acaban en el océano”, explicó Frank Terwindt, coordinador de la acción.

Uno de los objetivos del proyecto es cartografiar las zonas con más residuos. Para ello han desarrollado un método. Dos veces al año, se peina una sección de la orilla y se identifican todos los objetos encontrados. Hasta ahora se han identificado 109 tipos de residuos. Los datos se comparten.

El presupuesto total de LIVES es de 1,5 millones de euros, de los cuales el 49% está financiado por la política de cohesión europea. El 51% restante procede de la decena de socios implicados. 

La retirada de plásticos de las orillas es solo la punta del iceberg, ya que muchos de ellos acaban mezclados con el suelo o los sedimentos y algunos son tan pequeños como microgránulos de poliestireno.

“Se llaman «nurdles» o gránulos de plástico. Proceden de la industria y los encontramos a lo largo de todo el cauce del río Mosa. Los peces y los pájaros creen que pueden comerlos porque parecen comida, pero no es comida. Así que se mueren de hambre”, dijo Silvia Spierts, project manager.

LIVES impulsa acciones de sensibilización para recordar que los residuos de plástico son una amenaza para la biodiversidad, la salud y el medio ambiente. Por último, el proyecto promueve la creación de un marco legal para que los ríos tengan «voz propia».

“Este año hemos llevado una petición a La Haya. Esa petición protege mejor al río y le da el estatus de persona jurídica. Si yo pudiera elegir qué derechos obtendría el río, serían: el derecho a que no lo contaminen; la libre reproducción, tanto en la vida submarina como en la de la orilla; y el derecho a tener voz: el derecho a representarse a sí mismo”, detalló Noï Boesten, project leader. 

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
205 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por