Artículos o noticias

Las colillas de cigarrillo, uno de los mayores residuos de las playas argentinas

• Bookmarks: 10


Argentina.

Las colillas de cigarrillo representan uno de los mayores residuos de las playas argentinas, ya que un pitillo puede contaminar hasta 40 litros de agua.

Sin embargo, científicos del laboratorio de Micología Experimental de la Universidad de Buenos Aires (UBA) han descubierto hongos capaces de descontaminar las colillas. Los elementos más contaminantes del cigarrillo son el alquitrán y la nicotina, que se pegan a la colilla tras la combustión.

Para poder limpiarlos es necesario aplicar un proceso definido como “biorremediación” que usa organismos vivos que eliminan las toxinas del material.

“Este tema nos lo trajeron a través de una ONG que se dedicaba a juntar cigarrillos de la playa y ellos estaban preocupados porque vieron que, si bien ellos lo podían juntar, no sabían qué hacer con todo ese material que es tóxico”, dijo Pilar Núñez, bióloga y becaria del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). 

Además, explicó que el producto resultante podría reutilizarse en la fabricación de pulpa de celulosa, materiales aislantes o hasta incorporarse en materiales de la construcción.

“Lo que queda es el filtro de acetato, hay muchos lugares que ya pueden reutilizarlo. Entonces la idea nuestra es aprovechar la capacidad de degradado de nuestros hongos para detoxificar el material y dejarlo libre para el uso del reciclado del material”, acentuó Núñez.

  Por su parte, Raúl Itria, doctorado en biología de la UBA e investigador del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti), explicó que esperan realizar experimentos en una escala superior que les permita generar un ecosistema de mayor control sobre el hongo.

“Lo que tienen en particular los hongos con los que trabajamos en nuestro grupo es que viven en condiciones de degradar madera, por ejemplo. La madera tiene un compuesto que se llama lignina, que es de los más difíciles de degradar en la naturaleza y nosotros aprovechamos esas características para hacer aplicaciones biotecnológicas”, dijo Raúl Itria

Otra de las particularidades que tiene este hongo es su absorción de metales pesados y metaloides como el cromo y el arsénico, que son nocivas para el medio ambiente y la salud humana.

“Estos son los únicos organismos en la naturaleza que pueden degradar completamente la lignina, transformándola en dióxido de carbono y agua. De ahí su importancia en el reciclado de los materiales lignoserológicos que, si no se acumularían en la naturaleza”, destacó Laura Levin, doctora a cargo del laboratorio de Micología Experimental.

Una vez finalizados los ensayos y publicados los resultados, la investigación pasará a una planta piloto que llevará la tecnología de reciclaje ambiental al plano industrial. 

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
189 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por