Artículos o noticias

Biodegradables o compostables: las importantes diferencias en el mundo de las bolsas ecológicas

• Bookmarks: 15


Reino Unido.

Nuestro planeta está siendo hoy en día víctima de todo un siglo de consumo plástico, un material que ha cambiado nuestra forma de vivir pero con el que no hemos sabido lidiar adecuadamente. Por suerte, cada vez son más las personas que tratan de elegir mejores alternativas.

Cada vez es más común ver plásticos descritos como biodegradables o compostables, pero eso no significa que uno pueda despreocuparse de cómo los desecha.

La doctora Imogen Napper es científica marina, y nos confiesa que «cuando oigo la palabra «biodegradable», en lo que pienso es en un manzana desapareciendo en cuestión de semanas».

Y es que la doctora Napper ha llevado a cabo una serie de pruebas con las que muestra cómo se degradan distintas bolsas de plástico en diferentes entornos: «Las enterramos en el suelo, las sumergimos en el mar, las colgamos en el exterior… Y no todas las bolsas desaparecieron por completo en todos los entornos», revela la científica. «Algunas bolsas biodegradables desaparecieron en el océano, pero no necesariamente en el suelo, y nuestro estudio demostró que, al cabo de tres años, la mayoría de estas bolsas aún podían servir para llevar la compra».

Biodegradables sólo en teoría

Frente a dicho estudio, los líderes de la industria de los bioplásticos señalan que dichas bolsas no eran realmente biodegradables. Hasso von Pogrell, director general de European Bioplastics, explica que «una de ellas se declaró biodegradable, pero en realidad no lo era. La otra sí estaba correctamente etiquetada como compostable. Y de hecho, funcionó muy bien e incluso se biodegradó en el agua y en el suelo, aunque sólo se certificó que se biodegradaba en una instalación de compostaje».

Y ahí es donde radica la cuestión fundamental: compostable y biodegradable no es lo mismo: «Estas bolsas a menudo necesitan ir a un lugar realmente específico para descomponerse», recuerda Imogen Napper, «como un compostador industrial donde hace mucho calor y hay mucha humedad para una descomposición total».

Atentos al etiquetado

Sabemos que existe la opción de depositar los residuos de alimentos en un contenedor especial que recoge el ayuntamiento. ¿Pero qué pasa con los plásticos compostables?. ¿Los metemos o no los metemos en esos contenedores?. Von Pogrell nos aclara que «muchas instalaciones de compostaje no saben que estos plásticos se biodegradan lo suficientemente rápido como para ser metidos junto con los alimentos. Así que para asegurarse de que no entra plástico en sus instalaciones de compostaje, a menudo dicen que quieren evitar cualquier tipo de plástico».

Von Pogrell nos explica también qué podemos hacer para saber mejor si estos materiales realmente se descomponen: «El etiquetado sería lo primero en lo que habría que fijarse, y luego tocaría entender lo que realmente significa. La etiqueta de plántulas que posee European Bioplastics y las dos etiquetas que poseen los certificadores. Pero eso no excluye la posibilidad de que la gente haya estado haciendo también un mal uso de esas etiquetas», lamenta la máxima autoridad de European Bioplastics.

Por encima de todas estas explicaciones, hay una regla de oro que ha de cumplirse sí o sí: no se debe arrojar ningún plástico al medio ambiente.

Por: Euronews.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
149 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por