Conéctate con nosotros

Cultura

“Minar” bitcoins, el peligroso escape de los venezolanos a la inflación

Publicado

el

Caracas (Venezuela) – Alex VASQUEZ (AFP)

Un edificio de oficinas en Caracas esconde el mismo secreto que muchos otros: en un cuarto trasero, bajo llave, 20 computadoras “minan” bitcoins, actividad prohibida que se populariza como forma de hacer dinero y escapar a la inflación.

En galpones, oficinas y casas, los venezolanos evaden el férreo control cambiario con criptomonedas. Algunos consiguen miles de dólares al mes con decenas de computadoras especiales; otros adaptan su ordenador personal para hacer unos 15 dólares en ese tiempo, 500.000 bolívares en el mercado negro (el salario mínimo es de 325.000).

Randy Brito, fundador de BitcoinVenezuela.com, explicó que el crecimiento de estas transacciones en el país empezó en 2014, cuando arreció la crisis económica por la caída de los precios del petróleo, fuente de 96% de las divisas.

La llamada “minería” consiste en operaciones matemáticas que verifican la validez de transacciones en bitcoins mediante poderosas computadoras. Las máquinas son recompensadas con bitcoins que pueden cambiarse por dólares, otras criptomonedas, giftcards o bolívares.

Verónica, una empleada del edificio que pidió usar un nombre ficticio, dijo a la AFP que su jefe instaló máquinas de bitcoin a principios de 2015, por recomendación del hijo de un socio.

“Hay máquinas que dan 800 dólares al mes (más de 26 millones de bolívares). Éstas dan menos porque son viejas. Están encendidas todo el día y cada cierto tiempo a mi jefe le llega un correo diciendo cuánto dinero ha hecho”, relató.

“Usted recibió 0,00847178 BTC (bitcoins) que valen 35,55 dólares”, decía el correo más reciente. Un bitcoin está valorado en 5.615,05 dólares.

Tras observar esas ganancias, Verónica entró al mundo de las criptomonedas.

“Compré una máquina, una amiga otra y un muchacho 20. Las instalaremos en casa de una señora. La mía costó 2.280 dólares y produce entre 20 y 25 litecoins -otra criptomoneda- al mes. Cada litecoin se cambia por 46 dólares, son 920 dólares mensuales”, agregó.

– Huyendo de la inflación –

En Venezuela, las personas se resguardan en bitcoins para protegerse de una inflación que podría rondar el 1.400% este año, según Ecoanalítica, y de la devaluación del bolívar -de 96% respecto al dólar-.

“Quien compre bitcoins con bolívares gana valor por el aumento del precio del bitcoin con respecto al dólar, y escapa a la inflación”, dijo Brito a la AFP.

Eugenia Alcalá, fundadora de Dash Caracas -organización que educa sobre criptomonedas-, explicó que los venezolanos también las usan para comprar alimentos o medicamentos, en grave escasez.

“Quisiera tener acceso a mercados de otros países”, dijo a la AFP Liliana Carvajal, una administradora de 45 años que recibió una charla de Dash Caracas.

Según el portal LocalBitcoins, en la última semana de septiembre en Venezuela se hicieron transacciones en bitcoins por casi 40.000 millones de bolívares (1,1 millones de dólares).

Brito estima que unos 100.000 venezolanos “están minando”, aunque aclara que es imposible saberlo con exactitud, pues muchos se protegen con servidores de otros países.

“La gente está como loca comprando máquinas. Se compran por internet en China y a veces hay que pagarle a alguien 1.000 dólares para que las compre, porque la página está colapsada”, explicó Verónica.

Cada computadora cuesta entre 1.310 y 2.280 dólares.

Adquirirlas no es el único obstáculo: “Para que las dejen pasar (en la aduana) hay que pagar al menos 800 dólares”, afirmó a la AFP Simón, un empresario de 32 años que las importa.

– “Underground” –

Al subsidiar la electricidad, explicó el economista Asdrúbal Oliveros, el gobierno socialista de Nicolás Maduro hace “muy rentable ‘producir’ bitcoin”, actividad que consume mucha energía.

En la oficina de Verónica cuatro aires acondicionados evitan que las máquinas se recalienten. “En electricidad apenas gastamos 15.000 bolívares al mes (menos de 50 centavos de dólar en el mercado negro)”, indicó.

Agentes del servicio de inteligencia (Sebin), aseguró Simón, visitan casas o edificios en los que el consumo eléctrico se dispara inusitadamente.

“Si encuentran máquinas, detienen a los dueños o los extorsionan”, aseguró.

El abogado Jesús Ollarves aclaró a la AFP que operar criptomonedas no es ilegal en Venezuela; sin embargo, “la policía política (Sebin) detiene a quien lo hace por robo de energía”.

“Mientras no haya regulación, tiene que ser underground, los ‘mineros’ han sido perseguidos”, añadió Alcalá.

Andreas Antonopoulos, empresario experto en bitcoin, comentó a la AFP que las criptomonedas no podrán detenerse en Venezuela porque “ayudan a la gente a escapar de la hiperinflación”.

Christian, quien vive en un barrio pobre de Caracas, adaptó su ordenador personal para minar 15 dólares al mes. Aunque dejó de hacerlo por temor a ser detenido, piensa volver.

“El dinero de mi trabajo -venta de silenciadores de carros- apenas alcanza para comer”, confesó el joven.

Sigue Leyendo
Anuncio
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cultura

El sistema peruano de jueces de agua de Corongo, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Publicado

el

El sistema peruano de jueces de agua de Corongo, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
Un manantial en la región peruana de Ancash, el 16 de septiembre de 2015 - AFP/Archivos / CRIS BOURONCLE

Seúl, Corea del Sur | AFP

El sistema tradicional peruano de jueces de agua de Corongo fue declarado este jueves Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, anunció la UNESCO en su cuenta oficial de Twitter.

“Pilar de la identidad cultural y la memoria histórica de los coronguinos, el sistema se basa en tres principios fundamentales: la solidaridad, la equidad y el respeto de la naturaleza”, señaló la UNESCO, tras tomar la decisión en una reunión de su Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio en la isla surcoreana de Jeju.

Esta costumbre forma parte del patrimonio cultural del Perú y se desarrolla en la región andina de Ancash (norte), donde se ubica la localidad campesina de Corongo.

Se trata de una tradición indígena de cuidado comunal y de reparto equitativo del agua en el campo, basada en un principio de justicia. El agua se utiliza para regar sus cultivos y su práctica se remonta a la época prehispánica.

Los “jueces de agua” ejercen su cargo durante un año, período en el cual asumen el puesto para encabezar ritos religiosos católicos y culturales. Su patrón religioso es San Pedro.

Dicha costumbre incorporó elementos religiosos católicos desde la llegada de los españoles al Perú, en el siglo XVI. Los jueces son campesinos lugareños que deben velar por el cuidado del agua, dirigiendo a la población para que limpie los canales de riego velando para que no esté contaminada.

El ministerio de Cultura peruano define el proceso como “una forma de organización ancestral que busca la gestión sostenible de este recurso hídrico”.

“Su objetivo es la distribución equitativa y sostenible del agua e involucra, además de gestión de recursos, religiosidad, memoria histórica e identidad cultural”, según las autoridades.

El sistema está vinculado a la espiritualidad y la cultura de la población debido a que los jueces de agua encabezan las celebraciones de Bajada de Reyes, carnavales, Semana Santa y el día de San Pedro, patrón de la ciudad. Cada juez tiene colaboradores denominados ‘campos’ y ‘cabecillas’, que cumplen roles específicos durante el año que ejercen el cargo.

“El sistema de los jueces de agua está basado en dos principios básicos tradicionales andinos, la equidad y el respeto por la naturaleza y, en ese sentido, logran la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente”, señala Miguel Ángel Hernández, antropólogo del Ministerio de Cultura.

Sigue Leyendo

Cultura

El sombrero pintao panameño, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Publicado

el

El sombrero pintao panameño, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
AFP/Archivos / RODRIGO ARANGUA

Seúl, Corea del Sur | AFP

Los procedimientos y técnicas artesanales de obtención de fibras vegetales para talcos, pintas y crinejas del sombrero pintao panameño fueron inscritos este jueves en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, anunció la UNESCO en su cuenta de Twitter.

“Esta práctica artesanal fomenta la solidaridad social, habida cuenta de que se fomenta la creación de cooperativas y agrupaciones de sombrereros y cultivadores”, señaló la UNESCO, tras tomar la decisión en una reunión de su Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio en la isla surcoreana de Jeju.

El sombrero pintao es una de las prendas más características del folclore panameño, realizado a mano y cuya elaboración y posterior comercialización genera una importante fuente de ingresos para las áreas donde se confecciona.

Este sombrero, realizado con fibras de junco, bellota o pita y tintes naturales, tiene una copa redondeada y sus alas no son muy anchas.

“La tradición oral nos dice que los talcos forman diseños inspirados en animales y bejucos de plantas”, explica Emma Gómez, responsable del proyecto de salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en el ministerio de Comercio e Industrias de Panamá.

Es “una prenda considerada parte de nuestra identidad criolla o mestiza”, afirma.

El uso de este sombrero es típico en el interior de Panamá, concretamente en las provincias de Coclé, Los Santos, Herrera y Veraguas, principalmente por los campesinos para protegerse del fuerte sol durante su labor diaria.

También lo visten las mujeres y es una prenda que se puede ver en grandes ocasiones o celebraciones.

Su historia se remonta a varios siglos, cuando Panamá formaba parte de la colonia española.

“Las técnicas de elaboración del sombrero pintao han pasado de generación en generación” y los tejidos utilizados “son totalmente artesanales, sin químicos ni fibras sintéticas”, subraya Gómez.

“La materia prima se obtiene en la misma flora del área”, explica, señalando que las referencias a estas técnicas datan de los siglos XVIII y XIX asociados a la elaboración artesanal de los indígenas de la región de Toabré.

En 2011, Panamá aprobó una ley para proteger, cuidar e incentivar la producción de este sombrero.

El costo de un sombrero depende del número de vueltas que tenga. Si tiene 15 es un sombrero sencillo, pero si tiene hasta 24 ya se trata de una prenda fina y su costo puede sobrepasar los 500 dólares.

En función de su uso, indica el estado anímico, si se tiene éxito en la vida, la sabiduría y hasta si el que lo porta está buscando novia.

Por ejemplo, si el ala delantera y trasera están levantadas indica conformidad con la vida actual y que quien lo lleva es una persona exitosa, mientras que si la parte frontal está inclinada hacia adelante significa luto.

El día 19 de octubre se celebra el Día Cívico y Conmemoración del Sombrero Pintao en el distrito de La Pintada, cuna del sombrero pintao, en la provincia de Coclé.

En esa fiesta se rinde honor a esta pieza del atuendo del campesino de la región, con apoyo y participación de varias comunidades donde se confecciona.

Se ofrece al visitante, además de la exhibición y venta del famoso sombrero pintao, concursos de oratoria y dibujo, presentaciones folclóricas, una misa típica y un desfile de carretas.

Sigue Leyendo

Cultura

Congreso peruano aprueba ley que protege y promueve los derechos de las personas de talla baja

Publicado

el

Congreso peruano aprueba ley protege y promueve los derechos de las personas de talla baja

La reciente aprobación del Congreso peruano de una ley destinada a establecer un marco normativo de protección y promoción de los derechos de las personas de talla baja, fue celebrada el sábado, en vísperas el Día Mundial de las Personas de Talla Baja, en Lima.

“Nos beneficia en muchas cosas, sé que nos van a abrir muchas puertas en el sector salud, ahorita se está trabajando el tema laboral; hay algunas personas que están trabajando en empresas grandes del Estadio y privadas.” – Carol Falcón, presidenta de la Asociación de Personas Pequeñas del Perú

Más de un centenar de integrantes de la Asociación, afectados por la acondroplasia, considera que la norma promueve una cultura de respeto a su condición física y el trato en la sociedad, incluyendo programas y proyectos que el Estado planifica y ejecuta a favor de los sectores vulnerables.

“Bueno, que las personas nos empiecen a respetar en la sociedad, defender nuestros derechos que muchas veces son irrespetados no nos los quita, y no tenemos las mismas posibilidades como los demás; y, eso, pedimos el mismo respeto y la oportunidad de ir a trabajar en el mismo lugar o estudiar en una universidad y todo lo demás.” – GiulianaPóveda, campeona de bádminton de talla baja

La acondroplasia, la forma más frecuente de enanismo, es una alteración ósea de origen cromosónico, caracterizada porque los huesos largos están acortados simétricamente, siendo normal la longitud de la columna vertebral, lo que provoca un crecimiento disarmónico del cuerpo.

Sigue Leyendo

Populares