Conéctate con nosotros

Bioseguridad

Caza indiscriminada de anfibios pone en riesgo a distintas especies

Publicado

el

Caza Indiscriminada de Anfibios

El biocomercio “ético” de raros y coloridos sapos, promovido desde Ecuador para el mercado mundial de mascotas, busca frenar el lucrativo tráfico ilegal de anfibios capturados en estado silvestre.

En la privada empresa científica Wikiri de San Rafael, a 10 km de Quito, ranas de doce especies, algunas de ellas endémicas y con algún riesgo de extinción en estado natural, son criadas en centenas de terrarios para ser exportados a Canadá, Estados Unidos, Japón y países de Europa por un valor de hasta 600 dólares por ejemplar.

“Eso te da una idea de qué tan valioso es este negocio”, explica a la AFP Lola Guarderas, gerente de la firma, mientras muestra una rana de cristal -cuya piel transparente deja ver sus órganos y su corazón rojo latiendo- que trepa por la pared de una pecera de vidrio.

En las instalaciones científicas de 5.000 m2, con amplios jardines a orillas de un río en la cálida zona del valle de Los Chillos, los anfibios son reproducidos en laboratorios para no afectar a la población silvestre, lo que les da el sello de biocomercio “ético” frente al comercio ilegal.

Allí también funciona el Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios, del que Guarderas es su coordinadora.

“Es totalmente diferente al tráfico ilegal de especies, que va al campo directamente, coge todo lo que puede coger y eso es lo que se exporta. Eso va en detrimento de las poblaciones silvestres, de las poblaciones naturales”, explica Guarderas.

Ecuador, donde está prohibida la captura y la comercialización de animales silvestres, figura entre las naciones con mayor biodiversidad del planeta y cuenta con casi 600 especies de ranas descritas (cerca de la mitad endémicas), de las cuales 186 enfrentan el riesgo de extinción, según el ministerio del Ambiente.

Organismos ambientales cifran el comercio de especies de la cuenca amazónica en unos 1.280 millones de dólares entre 2005 y 2014.

– Tráfico ilegal, una amenaza –

El Centro Jambatu anunció hace poco la reproducción por primera vez en cautiverio de la Atelopus ignescens (arlequín jambato negro de páramo), una rana endémica muy común en varias provincias andinas de Ecuador que hace tres décadas fue considerada extinta.

De color negro y vientre entre amarillo y rojo, se la podía ver con mucha facilidad incluso en los alrededores de Quito, pero prácticamente desapareció a finales de la década de 1980 hasta que el año pasado fue localizada de nuevo.

En total, el Centro “trabaja” con unas 40 especies de sapos endémicos y compartidos con otros países, incluidas las doce de exportación como la Agalychnis spurrelli (mono de Spurrell), la Cruziohyla calcarifer (de hoja espléndida), la Hypsiboas picturatus (arbórea colorida o Chachi) o la Hyalinobatrachium aureoguttatum (de cristal del sol).

Pero su venta “ética”, a razón de 500 ejemplares por año, compite con la de otros países latinoamericanos, que permiten la captura silvestre y la venta de hasta 7.000 anfibios en el mundo, y sobre todo con la del tráfico ilegal.

Especies de ranas ecuatorianas están desde hace 30 años en el mercado internacional, al que fueron llevadas de manera clandestina.

“El tráfico ilegal de anfibios en el mundo es una actividad generalizada”, comenta a la AFP el biólogo Luis Coloma, director del Centro Jambatu.

El científico indicó que el mercado negro de anfibios es abastecido por organizaciones que operan en países incluso megadiversos, poniendo en peligro esa condición por la posible desaparición de especies.

Coloma atribuye también la desaparición “súbita” de anfibios a la destrucción del hábitat, la contaminación y al cambio climático “a partir de mediados de los años 1980”.

La cartera de Ambiente reportó que 18 tipos de ranas ya están posiblemente extintas en Ecuador, que alberga tres veces más especies por km2 que Colombia y 21 veces más que Brasil, lo que representa un 9% de la biodiversidad mundial.

Sin embargo, según Coloma la comunidad científica calcula que “hay unas 200 especies (locales) a la espera de ser conocidas”.

Uno de cada cuatro mamíferos, una de cada ocho aves, el 40% de los anfibios y un tercio de las coníferas podrían desaparecer. Alrededor de 24.000 especies de plantas y animales están en peligro de extinción, sobre las 83.000 vigiladas, de Un millón 800 mil registradas en el mundo. 855 están ya extintas mientras que 68 especies sólo son capaces de sobrevivir en cautiverio.

Enlaces Recomendados

Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios

Wikiri Selva Viva – Living Forest

Sigue Leyendo
Anuncio
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Bioseguridad

Presionado, Brasil anula permiso para explotación minera en reserva amazónica

Publicado

el

Presionado, Brasil anula permiso para explotación minera en reserva amazónica

Brasilia (Brasil) – AFP

El gobierno de Brasil anunció que anulará el decreto que autorizó la extinción de una gigantesca reserva amazónica para abrirla a la explotación minera privada, después de haber recibido fuertes críticas de ambientalistas y celebridades dentro y fuera del país.

El presidente conservador Michel Temer publicará el martes un nuevo decreto que “restablece las condiciones del área, conforme el documento que instituyó la reserva en 1984”, informó el Ministerio de Minas y Energía (MME) en un comunicado.

Sin embargo, la dependencia afirmó que las razones que llevaron a la elaboración de la norma “siguen presentes” y que más adelante se deberá retomar un debate sobre el asunto “de la forma más democrática posible”.

“El país necesita crecer y generar empleos, atraer inversiones para el sector minero, inclusive para explotar el potencial económico de la región”, resalta el comunicado.

El decreto que desató la polémica, firmado el pasado 23 de agosto por Temer, extinguió la Reserva Nacional del Cobre y Asociados (Renca), un área de 47.000 km2 (mayor que la superficie de Dinamarca), situada en los estados de Pará y Amapá.
Esa área -rica en oro, manganeso, hierro y cobre- tiene nueve áreas protegidas de gran biodiversidad, entre ellas dos territorios indígenas de las etnias Aparai, Wayana y Wajapi.

Temer había dicho que el objetivo de su decreto era controlar y dinamizar la actividad minera en la reserva sin afectar las áreas protegidas, como parte de sus medidas liberales para sacar a Brasil de la peor recesión de su historia.

Pero desde que vio la luz, el decreto levantó una gran polémica y suscitó críticas desde íconos brasileños como la supermodelo Gisele Bundchen o el cantante Caetano Veloso hasta de ONG internacionales como Greenpeace, Survival International o el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Los grupos ambientalistas argumentaban que la extinción de Renca era una “tragedia anunciada” que aceleraría el avance de la minería privada y la deforestación sobre las áreas de preservación de esa reserva del ‘pulmón del mundo’.

Ante el revuelo causado, Temer eliminó el decreto inicial y, pocos días después, firmó otro nuevo muy parecido, pero con más precisiones sobre la protección ambiental.

Luego, el ministerio de Minas suspendió los efectos del decreto por 120 días, prometiendo un debate amplio sobre el tema y asegurando que la población había malinterpretado la decisión.

– Una batalla ganada –

Varias ONG celebraron este lunes el anuncio gubernamental, aunque con una cierta cautela.
“La cancelación del decreto demuestra que, por malo que sea, no hay gobernante absolutamente inmune a la presión pública”, dijo Marcio Astrini, coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace Brasil.
“Es una victoria de la sociedad sobre aquellos que quieren destruir y vender nuestra selva”, añadió Astrini, sin antes advertir: “La Renca es apenas una batalla. La guerra contra la Amazonía y sus poblaciones, promovida por Temer y la bancada ruralista, continúa”.

Desde que asumió el poder en 2016 tras el ‘impeachment’ a la izquierdista Dilma Rousseff, Temer ha tomado una serie de controvertidas medidas en materia ambiental: recientemente disminuyó el tamaño de un santuario natural y congeló la cesión de títulos de propiedad a indígenas.

A raíz del decreto de la Renca, etiquetas como “Todos por la Amazonía” se popularizaron en redes sociales, en una campaña especialmente abanderada por Gisele Bundchen y a la que se llegaron a sumar curas de la Red Eclesial Pan-Amazónica.
Los religiosos denunciaron que Temer -acorralado por denuncias de corrupción- cedió a las presiones de grupos del agronegocio o vinculados a la deforestación.

Esas actividades han avanzado de manera imparable en las últimas décadas en el pulmón del mundo.
Desde 2012, la superficie deforestada volvió a aumentar en la Amazonía, según datos del Ministerio del Medio Ambiente.

Ese aumento le valió a Brasil una advertencia del gobierno de Noruega: si la situación no mejora, el principal donante a programas de protección de la Amazonía podría reducir a cero su aporte financiero al fondo brasileño.

Pero las autoridades aseguran que esta tendencia podría revertirse este año.

Sigue Leyendo

Bioseguridad

Cerca de 500 kilos de basura retirados de las aguas de La Guaira, Panamá

Publicado

el

Cerca de 500 kilos de basura retirados de las aguas de La Guaira, Panamá

Un grupo de buzos voluntarios retiro cerca de 500 kilos de basura de las verdes aguas de La Guaira, en el Caribe de Panamá.

Algunos profesionales y otros novatos descendieron hasta 30 pies en esta agua.

Buscaban obtener datos precisos sobre el tipo de desperdicios que se encuentran en el lugar.

José Agustín de Obaldía, es el representante de la Fundación Promar, organizadora de la jornada, asegura que en aguas más profundas se han llegado a rescatar “hasta refrigeradores y otros equipos que la gente desecha”.

“La mayoría de los desechos que nosotros mismos producimos, se van en la corriente río arriba y río abajo a través de la quebrada de los ríos decanta en la mar. Y básicamente somos los mayores contaminadores de los ríos, playas y quebradas en Panamá.” – José Agustín de Obaldía, Fundación Proma

La información sobre los desperdicios derivada de esta jornada, se entregará a la organización global sin fines de lucro Ocean Conservancy, que ayuda a formular políticas en materia de los océanos y a proteger su vida silvestre.

“Hay que tratar de una u otra manera cuantificar qué cantidad o elementos es el que más se encuentran a ese nivel del mar.” – José Agustín de Obaldía, Fundación Proma

Según ONU Medio Ambiente, más de 8 mil toneladas de plástico llegan a los mares del mundo cada año y a ese ritmo en 2050 albergarán más plásticos que peces.

Sigue Leyendo

Populares