Atletas colombianos usan las calles como pista de entrenamiento 

 -  -  7


 

Colombia

Vallas improvisadas hechas con tubos y bandas elásticas atadas a los postes de los parques, son algunas de las imágenes que se ven hoy en las calles de Colombia, en las que atletas olímpicos se han visto obligados a entrenarse por las restricciones impuestas por la pandemia de la COVID-19.

En un parque a pocos metros de la pista donde se entrena en Bogotá cuando las condiciones son normales, la heptatlonista Evelis Aguilar, quien sueña con disputar en Tokio sus segundos Juegos Olímpicos, adoptó desde hace menos de dos meses una nueva rutina.

Aunque no se tiene una infraestructura grande, en Colombia los escenarios deportivos fueron cerrados el 25 de marzo, cuando comenzó la cuarentena que aún permanece vigente, lo que llevó a los atletas a optar por entrenarse en las calles desde junio. Antes de salir el sol, Aguilar, de 27 años, está en la calle para comenzar su rutina y junto a su entrenador, Mauricio Hernández, instala unas improvisadas vallas fabricadas con tubos plásticos para practicar la primera de las siete pruebas de su disciplina, en la que se funden la velocidad, el salto y los lanzamientos.

“La verdad es que en un principio tomé bien (el parón), porque yo venía saliendo de una lesión. Eso me ayudó muchísimo a recuperarme más y me dio más tiempo para hacer la marca para los Olímpicos”, dijo Aguilar, quien en la heptatlón de Río 2016 ocupó el decimoquinto lugar. Sin embargo, la atleta, que ostenta el récord sudamericano de su disciplina con 6.285 puntos, aseguró que el entrenamiento durante el parón no fue color de rosa, porque tuvo que adaptar un improvisado gimnasio en el garaje de su casa donde sólo hacía “pesas y fortalecimiento”.

El entrenador Hernández explica que pidieron prestada a la Liga de Atletismo de Bogotá pesas, una bicicleta estática, balas (pesos) y una jabalina “para ir trabajando la parte técnica”. Como una de las modalidades de la práctica es el lanzamiento de peso, Aguilar y su entrenador se instalaron en un parque cercano a su casa, donde montaron un rudimentario escenario, que en ocasiones tiene como invitados sorpresivos a perros y transeúntes que obligan a detener los entrenamientos por momentos.

Aguilar se preparó así durante seis semanas antes de embarcar en un vuelo humanitario para llegar a Portugal, donde retomará la pista y seguirá su preparación de cara a Tokio 2020, pues debe terminar de ponerse a punto para buscar la marca que le permita disputar los Juegos. La escena de Aguilar se repite en Medellín donde Bernardo Baloyes, quien el año pasado se aseguró un cupo para Tokio en los 200 metros planos, también  entrena en la calle.

Por: EFE

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
78 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por