Camilo Cortés

Plumas NCC | La duda, el principio del conocimiento

• Bookmarks: 38


Por: Camilo Cortés-Useche .

Bajo las noches de luna llena del verano aparecieron cuernos de alce sumergidos bajo el agua. En aguas poco profundas, en arrecifes expuestos a la turbulencia del mar, estos animales ejercían destellos de luz entre la oscuridad del mar.

Esta especie de coral es típica de la región Caribe, constructor de arrecifes coralinos del Atlántico occidental y dominante hasta finales de la década de los años 70, presente en casi todos los entornos del arrecife, desde la cresta, pasando por parches hasta fondos de más de 20m de profundidad.

La retaguardia de la zona arrecifal era cada vez más umbría, y en el fondo, se veían pálidos fragmentos de esta especie de coral sofocados por el sedimento y la basura. Así, lánguidos entre la penumbra, era todo un espectáculo poder observarlos, actualmente esta especie está en peligro crítico de extinción (UICN) y rescatarlas de este nostálgico ambiente es una prioridad.

Para hacer frente a esta duda, entre el cambio ambiental global y estresores locales que afectan los arrecifes coralinos, el manejo; definido como la forma de planificación y uso responsable del ecosistema, es implementado para asegurar su protección y favorecer la capacidad de funcionamiento.

Generalmente el manejo se lleva a cabo a través de políticas, estrategias y medidas que son llevadas a cabo por entidades de gobierno, comunidades locales, iniciativas privadas y organizaciones no gubernamentales. 

En respuesta a la condición vulnerable que presentan los arrecifes de coral desde algunas décadas atrás, se ha fomentado y formalizado la conservación de estos ecosistemas marinos mediante la creación de Áreas Marinas Protegidas (AMPs).

Las AMPs han sido ampliamente utilizadas como una herramienta de manejo. Sus objetivos son la protección del hábitat de las actividades destructivas, la mejora de la cobertura de coral, la recuperación de la productividad de la pesca, el aumento de la resistencia de los arrecifes a las perturbaciones y el mantenimiento de los procesos ecológicos a nivel local.

Existe una amplia variedad de AMPs con diferentes niveles de protección, enfoques de gestión y niveles de explotación permitida. Aproximadamente el 27 por ciento de todos los arrecifes coralinos del mundo se encuentran dentro de esquemas de protección. Sin embargo, solo el 6 por ciento se encuentran gestionadas de manera eficiente.

En los países de la región Caribe, existen más de 630 AMPs, que ocupan el 30 por ciento de los arrecifes de coral de la región. Uno de los problemas principales es que muchas son «parques de papel” que existen oficialmente, pero carecen de cumplimiento suficiente o aplicación efectiva. Un análisis global de la efectividad de las AMPs realizado por Gill et al., (2017), destaca que muchas no alcanzan los umbrales de procesos de gestión eficaces y equitativos, con carencias generalizadas de personal y recursos financieros. 

Recientemente, la creación de nuevas reservas marinas, corredores bilógicos entre regiones, alianzas y coaliciones de conservación de recursos marinos en el marco de la equidad en la gestión, han dado lugar a una ola de compartir el poder sobre las áreas protegidas para ser “más efectivos, eficientes y justos”, según el informe regional Planeta Protegido 2020 (PNUMA).

La meta es proteger eficazmente 30 por ciento de las áreas terrestres y marinas del planeta en esta década, América Latina y el Caribe tienen la oportunidad de conservar mejor su capital natural, compartiendo el poder y priorizando la protección de especies en peligro. 

Ahora los corales cuerno de alce, han perdido su personalidad de especie dominante en los arrecifes del Caribe, se les ha limitado a pasar el tiempo en ciertos lugares. Su hábitat y distribución ha cambiado, pero es indudable que es un animal constructor, ese poder de gestión centrado en preguntas de investigación y acciones basadas en la ciencia será la clave para el futuro de los arrecifes de coral.

***

Ca­mi­lo Cor­tés es biólogo Marino. Maestro en Manejo de Ecosistemas Marinos y Costeros, doctor y post doctor en Ciencias Marinas. Su investigación en el área de la ecología marina en la República Dominicana le valió el reconocimiento del “Premio Dr. Alonso Fernández González 2020” a las Mejores Tesis de Posgrado del Cinvestav en la Categoría Doctorado. Forma parte del movimiento Wave of Change del Grupo Iberostar, como Coastal Health Regional Manager, donde trabaja en la salud Costera en la región Caribe, llevando a cabo investigación científica.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
848 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por