Ciencia UNAM

Coronavirus. Avanza la evaluación de medicamento contra COVID-19

• Bookmarks: 17


Por Dra. Ilhuice Nemi Alcántara Martínez/Mtra. Mercedes Gutiérrez Smith*

Desde que la COVID-19 puso en alerta al mundo, la comunidad científica ha reaccionado para hacer frente a la nueva enfermedad.

La producción y mejoramiento de vacunas continúa y al mismo tiempo los proyectos de investigación y desarrollo farmacéutico empiezan a ofrecer resultados prometedores, como es el caso del medicamento ATSOVID, desarrollado en México por la empresa SPV TIMSER; actualmente se encuentra en proceso de evaluación por diversos grupos de investigación del país.

El fármaco posee propiedades antivirales e inmunoreguladoras que pueden favorecer en la prevención y tratamiento de la COVID-19. Está compuesto por una molécula de origen natural obtenida del extracto de la planta Glycyrrhiza glabra, consumida desde hace muchos años con fines medicinales como parte de la tradición herbolaria oriental. Giulia Pastorino y otros explican ampliamente sus propiedades farmacológicas que incluyen efectos antivirales, antinflamatorios y antioxidantes, las cuales se han atribuido principalmente a la molécula ácido 18-β-glicirretínico (18B). .  Por ello, se han llevado a cabo diversas investigaciones científicas con la finalidad de utilizar esta molécula como un fármaco contra la enfermedad COVID-19 y también contra otras enfermedades respiratorias.

Acción sobre el SARS-CoV-2

La infección del virus SARS-CoV-2 comienza con su entrada a las vías respiratorias y posteriormente su proteína Spike se une con la proteína de membrana celular ACE2, presente en la mayoría de las células que componen el sistema respiratorio. Una vez unido a su receptor (ACE2), se desencadena una serie de reacciones que conducen principalmente a la replicación viral en el interior de la célula y un efecto de inflamación intracelular y extracelular.

En la revisión reciente que hacen Christian Bailly y Gérad Vergoten, explican que a partir de investigaciones alrededor del mundo, ahora se conoce que el 18B (la molécula en la cual se basa el compuesto ATSOVID) puede impedir la infección viral SARS-CoV-2 a través de diferentes mecanismos que comprenden desde la unión a diversas proteínas, ya sean del virus (Spike) o receptores de membrana humanos como la proteína ACE2, para evitar la entrada del virus a la célula, la inhibición de enzimas importantes para la infección viral y de proteínas que promueven la inflamación.

Es clara la actividad antiviral de 18B, sin embargo, para considerarlo como un fármaco, es necesario estudiar su efecto tóxico en la célula (citotoxicidad), encontrar una concentración adecuada y determinar una forma de administración eficaz y aceptable en términos farmacéuticos.

Similar a otros compuestos naturales, son necesarias dosis altas de 18B para observar un efecto antiviral efectivo, sin embargo, algunos autores como Isbrucker y Burdock mencionan que dichas dosis pueden ser relacionadas con efectos tóxicos.. En este sentido, la empresa mexicana SPV TIMSER ha desarrollado un medicamento que contiene concentraciones óptimas de 18B, logrando los efectos terapéuticos del compuesto sin generar citotoxicidad.

El grupo de trabajo, además de encontrar que ATSOVID conserva las propiedades antivirales de 18B al inhibir la unión de la proteína Spike con su receptor ACE2, también observó en ratones que el medicamento causa menos irritación y efectos tóxicos en comparación con la administración de la molécula 18B por si sola, incluso cuando se aplicó en dosis altas, comprobando la seguridad del medicamento en modelos in vivo.

Estos hallazgos sugirieron que el compuesto podría mostrar una actividad antiviral en la prevención y tratamiento de la infección por SARS-CoV-2.

Comités de ética e investigación de diversas instituciones, incluyendo COFEPRIS, aprobaron en el 2021 los protocolos clínicos Fases I y II, mismos que demostraron la seguridad y tolerabilidad del medicamento tanto en sujetos sanos como en pacientes con la enfermedad COVID-19, reportando un efecto terapéutico al mismo tiempo que no registró efectos adversos graves.

El fármaco propuesto es una buena alternativa a otros fármacos desarrollados contra el SARS-CoV-2, porque además de mostrar actividad antiviral, también podría estimular la actividad celular del sistema inmune y tener actividad antioxidante y antinflamatoria, propiedades que han sido comprobadas para el 18B y que podrían prevenir la infección viral o bien, favorecer la recuperación de pacientes enfermos de COVID-19 en diferentes fases de desarrollo.

Cabe señalar que las investigaciones realizadas, no solo muestran las propiedades farmacológicas del compuesto ATSOVID, sino que también se enfocan en el diseño de una forma farmacéutica factible para su aplicación, ya que el 18B presenta una permeabilidad reducida y un metabolismo rápido al ser administrado en seres humanos por medios orales o inyectados, lo cual impide alcanzar las concentraciones locales necesarias para tener un efecto terapéutico deseado.

Con el fin de encontrar formas farmacéuticas que optimizaran las diversas propiedades medicinales de ATSOVID, la empresa farmacéutica ha creado colaboraciones con diversos institutos como el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), el Laboratorio Nacional de Citometría de Flujo (LabNalCit) de la Universidad Nacional Autónoma Mexicana (UNAM) y el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN). Estas colaboraciones público-privadas fortalecen el avance e innovación biotecnológica.

“Me enorgullece mucho la colaboración que se ha logrado con investigadores e instituciones mexicanas, la ciencia es una actividad colaborativa que requiere de equipos multidisciplinarios con el afán de buscar nuevas y mejores alternativas que salven vidas y mejoren la calidad de vida de todas las personas.»

«Hasta la fecha, ATSOVID es el único de origen natural, de bajo costo y diseñado en México especialmente para combatir el virus causante de la COVID-19, que ha superado exitosamente un protocolo clínico Fase II. Ahora solo queda el camino regulatorio para que los mexicanos tengan una alternativa accesible”, menciona Mercedes Gutiérrez, directora de la empresa.

Hasta ahora numerosos fármacos que fueron diseñados con otros fines terapéuticos, se han probado como tratamiento para COVID-19, definiéndose antivirales más específicos y fármacos diseñados con tecnología moderna, como los anticuerpos monoclonales. Sin embargo, tienen un alto costo que limitan el acceso a la mayoría de la  población mexicana. En este sentido, ATSOVID, al ser desarrollado en nuestro país, muy pronto puede ser una alternativa para tratar enfermedades respiratorias, entre ellas la COVID-19.

Acerca de las autoras:

*Doctora Ilhuice Nemi Alcantara Martinez. Actualmente es docente de nivel licenciatura en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es asesora de proyectos y responsable de patentes y coordinación de proyectos científicos en la empresa de desarrollo tecnológico ATSOPharma, TIMSER.

*Maestra  Mercedes Gutiérrez Smith. Actualmente es directora general de la empresa TIMSER GROUP y líder del equipo científico.

Ver publicación original.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
231 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por