Artículos o noticias

Viajar igual o más rápido que la luz, un reto con muchas complicaciones

• Bookmarks: 26


Guadalajara, México.

Gustavo Medina Tanco, líder en tecnología satelital y Miguel Alcubierre, un teórico de la física, ponen a pensar sobre las implicaciones y posibilidades de viajar igual o más rápido que la luz.

En la charla “A la conquista del espacio” en la ¡La FIL también es ciencia! explicaron que Einstein decía, que nadie podía viajar más rápido que la luz. El universo es enorme, sin embargo, la luz tarda ocho minutos en llegar a la Tierra desde el Sol; tarda 4 años en llegarnos desde la estrella más cercana: Alpha Centauri; o 2 millones de años en llegar desde la galaxia de Andrómeda. ¿Cómo viajar más rápido que la luz?

Para recorrer el universo sería muy complicado no hacerlo a la velocidad de la luz, pero, ¿por qué no es posible viajar más rápido que la luz? Porque la teoría de la relatividad lo prohíbe, pero Miguel dijo, que no necesariamente es un principio de autoridad. Antes de adentrarse a explicar esta última pregunta es importante conocer un poco sobre, ¿qué es la relatividad?

La relatividad se refiere a que el movimiento es relativo, cuando intentamos medirlo es relativo, por lo tanto no existen las velocidades absolutas ni tampoco el reposo absoluto. A esto se le conoce como el principio de la relatividad y fue propuesta por Galileo Galilei. Miguel contó, que en el siglo XIX, los experimentos arrojaron que la velocidad de la luz sí es absoluta, pero ¿dónde quedó el principio de la relatividad?

Albert Einstein, retomó el principio de Galileo con el hecho de que sí hay una velocidad absoluta y es la de la luz mientras el resto son relativas. De esto surge la teoría de la relatividad especial y esta viene a transformar la percepción que teníamos del espacio y tiempo. El espacio no puede ser absoluto, es relativo al igual que el tiempo y la simultaneidad es relativa. Esta última es la razón por la que no podemos viajar más rápido que la luz.

Si la simultaneidad no es absoluta, por qué de dos eventos que ocurrieron en el espacio no se puede llegar al mismo consenso de ¿cuál pasó primero y cuál después?; pero tal vez se piensa ¿Y las causas? Estas deben pasar primero, ¿qué ocurre con la causalidad? La causalidad sólo puede salvarse si asumimos que la única velocidad absoluta, la luz, es también la velocidad máxima en el universo.

Viajar más rápido que la luz

A Miguel se le ocurrió una manera de viajar más rápido que la luz: “Imagínense que estoy aquí sentado y expando el espacio (expandir el espacio es una manera de curvarlo): el espacio se está estirando, las galaxias están en su lugar mientras el espacio se estira”, luego se preguntó, “¿Qué tal si en lugar de estirar el espacio, lo estiramos aquí, detrás de mí?” dijo mientras señalaba detrás de él, refiriéndose a que el espacio por sí solo se ampliaría entre su espalda y la pared.

Agregó, que no hay ningún límite de velocidad a la que se pueda expandir el espacio: “Yo podría usar este efecto de expansión-contracción para viajar más rápido que la luz”. Para realizar esto, se necesita de la antigravedad, no se sabe si existe, pero no está prohibida. Entonces, ¿se puede viajar más rápido que la luz? Miguel explicó, que la relatividad especial lo prohíbe para proteger la causalidad; la relatividad general parece que les permite pensarlo con un poco de trampa expandiendo al universo con la ayuda de la antigravedad.

Algunas preocupaciones de los viajes interestelares

Hay una serie de iniciativas que van más allá de lo convencional como los cohetes de SpaceX. Viajar por el espacio, le produce a Gustavo un conflicto. Los problemas de viajar de forma interestelar son conocidos: radiación cósmica, del Sol, y hay un límite de acumulación de esta energía que el ser humano puede tener; también hay problemas de salud provocados por la microgravedad; problemas mecánicos de la tecnología o combustible, pero este representa el menos preocupante para Gustavo.

Para superar las distancias, que pudieran existir, por ejemplo entre la galaxia Andrómeda y la Tierra, al conseguir información rápidamente, se tiene que alcanzar la velocidad de la luz. Sin embargo, la tecnología no lo permite en la actualidad. Al aumentar la velocidad con la que se puede viajar en el espacio, traería complicaciones. Los humanos se criaron en espacios con ciertas características gravitacionales, por lo tanto, las naves no deben exceder esas condiciones.

Si el humano resiste las altas velocidades, ahora el otro inconveniente es pensar en la comida y el combustible. Para viajes tan largos, se necesitaría cargar la nave con aproximadamente 500 toneladas y, para lograr transportar esa carga, se necesita más de 2 millones de antimateria. Ahora, para producir esa cantidad de combustible, se tendría que consumir 66 años de toda la energía que el sol pone en la Tierra.

Gustavo piensa que no es posible llegar a Marte en 2022 como lo propone el proyecto de SpaceX, para 2025 cree que sí es probable. Las empresas, gobiernos, la economía y otro tipo de recursos se deben contemplar en ese proceso: «tenemos que prepararnos, viajar al espacio no es un proyecto de marketing, es todo un proceso”.

Por: Leslie Almanza / NCC Iberoamérica.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
343 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por