Artículos o noticias

Apostar por la educación para debilitar discursos negacionistas en pandemia

• Bookmarks: 28


Jalisco, México

Las actitudes anticientíficas siempre han existido, por ello la divulgación de la ciencia surgió. En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, José Narro Robles, Javier Santaolalla y Pepe Gordon, discutieron en torno a los discursos negacionistas en contexto de pandemia.

Si documentamos todo lo que ocurre en el mundo, podríamos darnos cuenta que los discursos negacionistas se encuentran prácticamente en todos los espacios, al menos así lo aseguró el ex secretario de salud: José Narro Robles. “Por supuesto en la ciencia, es donde más está, pero la política tampoco se escapa”

Debemos respetar la pluralidad de ideas, porque no todos pensamos de la misma manera; sin embargo, hay ideologías que hacen daño. Y, ¿por qué estos movimientos tienen importancia? “Es un tema de toda la vida. Si revisamos la historia, los vamos a encontrar. Han crecido y tienen una gran presencia en diversos espacios. Pero se trata de un asunto que actualmente repercute en la salud”, continúa José Narro.

La salud es algo importante y se relaciona con muchos temas: es un derecho, tiene que ver con la educación, la vivienda y la alimentación. “La salud no es todo, pero sin ella no hay casi nada. La pandemia nos ha hecho reflexionar nuevamente y es un asunto de todos”, resaltó el ex Secretario de Salud.

Cada uno debemos tomar decisiones en torno a nuestra salud y por ello, debemos tener información oportuna y veraz.

El sarampión no ha desaparecido, no somos capaces de eliminar en su totalidad a las enfermedades. “Durante el 2019, se registraron más de 800 mil casos en el mundo. Todas las regiones del mundo reportaron casos y un considerable aumento, según la OMS”, mostró el médico.

En Estados Unidos, durante el 2019, se registraron mil 282 brotes de sarampión y, según los datos expuestos por José Narro, es la mayor cantidad de casos reportados en los últimos 20 años de esta enfermedad. “Además, la mayoría de los casos fueron registrados en personas no vacunadas”.

Hasta el momento, la enfermedad de la COVID-19 lleva 5.2 millones de muertes en dos años de pandemia. “Vean el valor de la ciencia: nunca en la historia había sido capaz de crear una vacuna. En menos de un año, la vacuna estaba aprobada y empezaba la producción. 8 mil 109 millones de vacunas están aplicadas. Aunque de manera muy injusta: 5 países ni siquiera llegan al 1 por ciento de su población inoculada mientras que hay países que tienen el 90 por ciento del esquema completo”, agregó José Narro.

En México, están reportados 294 mil defunciones por coronavirus; sin embargo, en la página de la secretaría de salud cuentan que son más de 380 mil. “Dicen muertes totales. Dicen ‘COVID, más enfermedad respiratoria viral. ¿Por qué no reconocen? porque son negacionistas. ¿Por qué no han querido vacunar? Porque son antivacunas”.

“En estos casos lo que tiene que dominar es la ciencia, el desarrollo y la humanidad. Es tratar de promover el conocimiento, la innovación y la unidad alrededor de valores fundamentales, por eso estoy aquí”, concluyó el ex Secretario.

Mi trabajo no solamente es difundir conocimiento, sino también apelar a la responsabilidad social y reflejar los valores de la sociedad en la que vivimos: conocimiento, progreso y de pensamiento crítico”, continuó el físico en partículas, Javier Santaolalla.

De igual manera, Javier coincide en que los negacionistas siempre han existido y resaltó el trabajo de las y los divulgadores de ciencia. “Los divulgadores tenemos el compromiso de dar información que aporte a la sociedad”.

Uno de los conflictos que Santaolalla puso sobre la mesa es: la libertad de expresión. “Para nosotros como sociedad sería muy fácil YouTube que eliminara los mensajes negacionistas, pero estaríamos atentando contra la libertad de expresión. ¿Dónde está el equilibrio entre la libertad de información y la libertad de expresión?”, finalizó.

“Estamos hablando sobre un virus que no es biológico… estamos hablando de un virus cultural”, dijo Pepe Gordon. Richard Dawkins hablaba de unas “unidades de transformaciones culturales”: memes. “Curiosamente, el meme fue el primero en degradarse en significado. Ahora solo significa chistes que se hacen virales, pero se pierde el sentido de una información que va viajando de cabeza en cabeza y va perdiendo su originalidad: el ruido. Como el teléfono descompuesto”, nos explicó.

De lo que intenta hablar Pepe Gordon es que sufrimos una distorsión conceptual de las ideas que tenemos: se van degradando. “Planteamos que las ideas del negacionismo tienen un carácter dañino, hablamos de memes que afectan a nuestra sociedad: memes del negacionismo, degradan el sentido y las ideas. Es peligroso ya que nos confronta con algo que se llama infodemia”.

En Italia, según nos contó Gordon, alguien intentó obtener un certificado de vacunación sin recibir la dosis. Se colocó un brazo postizo para evitar que lo inocularan. “Estamos hablando de la manipulación que vivimos porque estamos asentados en la idea que no debemos obtener vacunas. Y que si los gobiernos nos obligas ‘debemos’ tener formas de esquivar el sistema”.

Lo anterior, una forma en que los negacionistas intentan rehuir de un consenso colectivo que debería de existir para cuidar de la salud pública. “¿Dónde empieza la libertad de expresión y dónde están los límites? El límite está en la salud o bienestar del otro. Si a veces no sabemos dónde delimitar el daño, hay un límite muy claro: tu libertad existe en la medida que no me dañes”, agregó Pepe.

También, el novelista nos habló de que la infodemia significa una degradación de lógica y del pensamiento, que probablemente se acentúa más con el estrés del encierro por pandemia.

Pero, ahora, ¿cómo podríamos debilitar los discursos de los negacionistas? Para el médico José Robles, la educación es la clave. “La educación. Necesitamos más y mejor educación. El gran antídoto contra los negacionistas está ahí”.

En redes sociales no solo compartimos mensajes, compartimos información y hay algo que generó: la democratización de la información. “Esa misma democratización tiene el lado oscuro de la difusión de información falsa para atacar el orden establecido. Hay casos preocupantes sobre cómo se manipula la política usando la desinformación”, dijo Santaolalla.

“Somos una sociedad que ha abrazado la libertad pero eso tiene un riesgo”. El abuso de esa libertad es peligroso y la censura también es compleja. “La única solución es la educación, porque censurar no es el camino. El camino es informar, educar y preparar a las generaciones para discernir”, concluyó Javier.

Por: Leslie Almanza / NCC Iberoamérica.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
364 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por