Los “buscadores de árboles” paraguayos quieren replicar la idea fuera del país

 -  -  12


Asunción,Paraguay.

La organización medioambiental A Todo Pulmón-Paraguay Respira confía en poder replicar su iniciativa “Colosos de la Tierra”, un concurso anual que busca los árboles más grandes del país, en otros países del Mercosur para compartir fuera de sus fronteras este mensaje de preservación de la naturaleza.

A finales de 2019, A Todo Pulmón-Paraguay Respira ya comenzó a conversar con el Mercosur para que sus miembros pudieran conocer en persona la iniciativa en la edición de 2020, pero la pandemia trastocó sus planes, como dijo este miércoles a Efe el director ejecutivo de la organización, Víctor Ibarrola.

“El año que viene son diez años de ‘Colosos de la Tierra, ojalá a través del Mercosur, algún país u organización podamos empezar a replicar esta iniciativa en otros países del mundo”, comentó Ibarrola, con la esperanza puesta en 2021 a pesar del contratiempo de este año.

A falta de un año para cumplir una década, el director ejecutivo de la iniciativa no dudó en destacar “la eficiencia del concurso” en la preservación del medioambiente y en la concienciación ciudadana.

“Colosos de la Tierra” consigue cada año que cientos de particulares postulen sus árboles, con la intención de que se conviertan en los más grandes de Paraguay, y eso lleva consigo un interés por parte de la población por conocer el entorno en el que se encuentran esos árboles.

Por eso, a juicio de Ibarrola, el concurso manda dos mensajes: la preservación del medioambiente y el descubrimiento de “lugares magníficos” que corren el riesgo de desaparecer si no se cuidan.

“El mundo necesita seguir hablando de la preservación de los bosques y una estrategia de ‘Colosos de la Tierra’ es seguir hablando de manera positiva y seguir dando un mensaje de esperanza”, agregó.

Año récord de postulaciones

Ese mensaje de esperanza al que aludía Ibarrola es el que este año los llevó a seguir adelante con el concurso, a pesar de que la pandemia les hizo cambiar de planes y modificar la estrategia de años anteriores.

Sin embargo, eso no frenó a los postulantes, que llegaron a inscribir 597 árboles de 50 especies diferentes en los 17 departamentos del país y en la capital.

Las expediciones que la organización lleva adelante cada año para conocer a los finalistas redujeron este año su número de asistentes y tuvieron que adecuarse a las medidas sanitarias, con distanciamiento físico y toma de temperatura.

A pesar de los cambios, el mensaje mantuvo su potencia en las redes sociales, en los medios y entre la sociedad, lo que reflejó un año más una recepción exitosa que, como apuntó Ibarrola, ayuda a concienciar a la sociedad sobre la importancia de preservar el medioambiente.

No obstante, desde A Todo Pulmón-Paraguay Respira son conscientes de que su papel como organización es limitado y que son los poderes del Estado quienes se deben encargar de hacer cumplir las leyes existentes sobre la conservación del medioambiente y aplicar las sanciones pertinentes.

“La ley contempla hasta cinco años de cárcel y eso se debería tener algunos ejemplos claros para que no exista más la impunidad y las personas que estén utilizando (la deforestación) para fines comerciales, o incluso ilegales, como es la droga, piensen antes de tomar la decisión de quemar o de talar los bosques”, recalcó Ibarrola.

Además, el director ejecutivo de la organización se sumó a las voces que este miércoles pidieron la ampliación por diez años de la Ley de Deforestación Cero, que prohíbe las actividades de transformación y conversión de superficies con cobertura de bosques en la región Oriental del país.

Árboles ganadores de 2020

Esta semana, el equipo de A Todo Pulmón publicó los ganadores de esta última edición, con un Yvyra Pytã de 40,5 metros de alto, 7,49 metros de circunferencia y una circunferencia de copa de 43,28 metros, ubicado en el departamento de Itapúa (sur), como el más grande de Paraguay.

El premio para el más alto del país lo recibió un Kurupa’y de 44 metros del departamento de Caazapá y el de mayor circunferencia del tronco (9,11 metros) fue un Samu’u del departamento de Boquerón.

Un timbó de 116,40 metros de circunferencia de copa, en el departamento de Cordillera, recibió el galardón al árbol de mayor circunferencia de copa y el premio al árbol más grande del Chaco recayó en un Samu’u de 24 metros de altura, 6,6 metros de circunferencia de tronco y 73,58 metros de circunferencia de copa.

El premio al árbol de la gente, el que se elige por votación popular en redes sociales, se lo llevó un Samu’u Doncella del departamento de Caaguazú.

Por: EFE

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
183 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por