Artículos o noticias

Diamela Eltit: la escritura como un elixir ante la opresión

• Bookmarks: 18


Jalisco, México

Una de las plumas latinoamericanas contemporáneas más elocuentes y necesarias le pertenece a la chilena Diamela Eltit; Escritora, feminista y activista, la obra de la autora de “Impuesto a la carne” es un manifiesto de comunidad y resistencia sobre las diferentes perspectivas del territorio.

Ampliamente galardonada y recientemente reconocida con el premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021, Diamela participó en la serie de charlas de FIL joven, “Mil jóvenes con…” en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde habló sobre su obra escrita y artística no solo desde la perspectiva literaria, sino también desde la crítica social y política.

Con una juventud marcada por la dictadura chilena de Augusto Pinochet, Eltit relató cómo fue sobrevivir a esta constante imposición que ha dejado una deuda histórica imposible de zurcir. “Tuvimos que aprender a transitar de un estado democrático, a vivir desapariciones, asesinatos y exilios. Esas muertes aún necesitan reparación” mencionó.

En ese contexto, tanto ella como otros jóvenes emergentes de la escena chilena decidieron responder con arte: «Los jóvenes chilenos vivíamos un toque de queda en donde la vida se suspendía al caer el sol. Nos quitaron esa relación simbiótica entre noche y juventud. Teníamos que recuperarla».

Por esta razón formaron el colectivo “Acciones de arte” interviniendo el espacio público de forma clandestina y haciendo un llamado a que la comunidad chilena hiciera eco de estas manifestaciones: “teníamos que hacer algo, porque vivíamos en una ciudad que ya no nos pertenecía, el régimen la había privatizado”.

Para la escritora, lo más emocionante de dicho proceso es que aún ahora, a más de tres décadas del fin de la dictadura, muchas de las consignas que promovieron en aquel entonces aún siguen vigentes, no solamente en Chile. Porque aunque no debiera ser así, existen muchas otras luchas por recuperar.

El cuerpo: la otra ciudad que nos quitaron

Dentro de la charla con Diamela, Rocío Cerón, poeta mexicana y moderadora del evento, también conversó sobre varios aspectos recurrentes en la obra escrita de Eltit, como el hecho de que sus libros sean complementarios los unos de otros, como si se tratara de la construcción de un cuerpo único.

Y es que para la chilena, considerar al cuerpo como concepto y otra arena de debate es esencial, no solo desde las metáforas, sino también como una realidad histórica atravesada por el género: “El cuerpo es constituido y moldeado por las instituciones. Y el cuerpo femenino es el más asediado y cambiante a través de las décadas. Hay un discurso sobre lo que el cuerpo debe ser, que nunca calza con el cuerpo real”.

A través de su activismo y las diferentes formas de expresión, Diamela también ejerce una crítica a las instituciones y su obsesión por el gobierno de los cuerpos y su autonomía.

No obstante, su medio de expresión más íntimo sigue siendo la escritura, la cual define como una constante búsqueda: “Para escribir, todos debemos aprender. Y para escribir literatura también se aprende. La tarea es establecer una poética. No es posible pensar en una política ni en ningún vínculo si no hay una poética de por medio”.

En resumen, Eltit se encuentra segura de algo cuando le preguntan sobre su trayectoria: “Quisiera hablar con la niña que fui, y estoy segura de que llegaríamos a un acuerdo; Yo le diría: Escribe. Y ella me diría: Lo haré”.

Por: Miriam Jiménez / NCC Iberoamérica

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
221 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por