La producción audiovisual, pieza clave en la economía post COVID-19

 -  -  12


Zapopan, Jalisco

La producción audiovisual es uno de los pilares más importantes en la economía global, al tiempo que se ha convertido en un sector gravemente afectado por la actual pandemia de COVID-19. El análisis de este impacto y la futura proyección de su recuperación fueron los temas abordados en el Dialogo de Industria: “Global Screen Production: The Impact of Film and Television Production on Economic Recovery from COVID-19” del 35 Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La charla estuvo a cargo de Leon Forde, Director General de Ostberg SPI, una importante consultora de Industrias Creativas ubicada en Reino Unido. También contó con la presencia de Steve Solot, asociado de la consultora y encargado del la región latinoamericana.

Dentro de este evento se dieron a conocer los resultados del estudio 2020 realizado por Olsberg•SPI  sobre el impacto de la COVID-19 en la producción de contenido audiovisual.

La antesala a la COVID-19

Forde brindó un contexto general sobre la importancia de la industria audiovisual en las economías globales, pues cuenta con un gran impacto en la creación de fuentes de trabajo y desarrollo de infraestructura.  Además, “las producciones de cine y televisión inyectan enormes sumas de capital con rapidez”, agregó Solot.

El estudio indica que previo a la pandemia, el crecimiento de la producción de cine se mantuvo un ritmo revolucionario. En total, mencionan los expertos, se recaudaron 177’000 millones de dólares. Sobre la inversión en la industria, Forde explicó que los Estados Unidos invierten un aproximado del 65% del total del gasto mundial en el sector.

“Sin embargo, del 65% del gasto que Estados Unidos, solo el 40% de la inversión se queda en ese lugar. Las demás regiones del mundo se benefician de ello.”

La producción audiovisual en 2020

La metodología utilizada en el estudio involucró  141 comisiones fílmicas nacionales, regionales y locales, procedentes de 69 países. Los resultados expresan que ocurrió un paro total en la actividad audiovisual, registrando un declive del 70% en la producción durante los primeros seis meses del 2020.

Con respecto a las a afectaciones económicas, “El cierre de actividades por COVID-19 generó una pérdida de 145’00 millones de dólares, así como de 10 millones de puestos de trabajo.”

Sin embargo, Forde reconoció que dichas pérdidas no serán permanentes, sino que el sector se encuentra en una posición privilegiada para retomar actividades y estimular la recuperación económica.

Políticas Públicas a favor del cine

Ante este panorama los expertos mencionan que la situación ya es analizada por los Gobiernos de distintos lugares. Países como  como Francia, Sueca, España, Islandia, Reino Unido y Australia ya cuentan con apoyos e incentivos del gobierno. Por otro lado, en América Latina se han implementado exenciones de impuestos y subsidios a las nóminas, en adición a iniciativas impulsadas por empresas privadas como Netflix, quien  estableció fondos de apoyo locales en países como México, Argentina, Colombia y Brasil. .

En conclusión, el informe vislumbra un futuro esperanzador. Considerando al sector de producción como un motor de apoyo a otros sectores económicos, la recaudación económica podría ayudar a revertir las pérdidas del 2020. En opinión de las casas productoras, las expectativas en las próximas producciones son altas y van a la alza. Se espera que el 2021 supere las cifras del 2019 y que se continúe revolucionando el crecimiento y la forma de hacer cine.

Por: Miriam Jiménez / NCC Iberoamérica

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
180 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por