Artículos o noticias

La vida submarina coloniza los espacios invadidos por la lava en La Palma

• Bookmarks: 14


Madrid. 

Menos de un año después de que finalizara la erupción del volcán de “La Palma” en España, la vida ha colonizado los espacios submarinos invadidos por la lava: hay algas nuevas, viejos corales negros que han sobrevivido y abundancia de peces, erizos y crustáceos en los dos deltas lávicos.

Así lo confirmó un equipo de más de cincuenta científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC), que acaba de finalizar la primera campaña de vigilancia de los hábitats y especies protegidas del Estado español.

En total se han hecho más de 1.200 inmersiones que han cubierto gran parte del litoral español, especialmente en las demarcaciones del Mediterráneo, Sudatlántica y Canarias, donde la cobertura espacial fue muy amplia.

Este seguimiento de los hábitats litorales previsto en el proyecto de Estrategias Marinas “es el mayor estudio a escala espacial de los hábitats litorales en España”, dice David Díaz, vicedirector científico del IEO.

La campaña de este año finalizó en la isla de La Palma, en la que se analizaron los hábitats bentónicos de la colada del volcán Tajogaite y que, al igual que el resto de puntos de buceo, se visitará cada dos años para estudiar la evolución de su fauna y flora.

Menos de un año después del fin de la erupción, los dos nuevos deltas lávicos presentan una cobertura de algas muy elevada, no solo de algas anuales y de rápido crecimiento como Lophocladia, Cotoniella y Dyctiota, sino también algas calcáreas incrustantes que, en algunas zonas, tapizaron casi por completo el nuevo sustrato, dice el IEO.

Especies sobrevivientes

Los científicos constataron también cómo algunas colonias de especies de lento crecimiento y de especial interés para la conservación como los corales negros, han sobrevivido pese a encontrarse a escasos centímetros de la lava. Se han observado también abundancias significativas , de peces, erizoss crustáceo  y de otros organismos móviles en ambos deltas.

“La rápida colonización del nuevo sustrato y la resiliencia de algunas especies ha sido una sorpresa y es una gran noticia para la recuperación de la zona”, explica David Díaz.

“El seguimiento de la evolución de este nuevo sustrato permitirá conocer su dinámica desde el inicio y estudiar el rol que juegan las comunidades adyacentes en la tasa de colonización”, expresa el experto.

Este proyecto de vigilancia marina pretende evaluar el estado de las comunidades bentónicas de los fondos rocosos -aquellas que viven fijadas al sustrato- como corales, gorgonias, esponjas o ascidias, y hacer censos de los peces y cefalópodos.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
191 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por