Artículos o noticias

Científicos de Brasil luchan por recuperar recursos para la ciencia

• Bookmarks: 18


Luego de que el presidente brasileño Jair Bolsonaro sancionara una ley que quita R$ 690 millones (US$ 122 millones) de los fondos para la ciencia que gestiona el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), varias sociedades científicas brasileñas junto con directivos de la agencia financiadora luchan por recuperar lo perdido, que pone en riesgo el funcionamiento de CNPq.

“Estamos trabajando con otros ministros y con la comunidad científica en un esfuerzo por revertir la situación”, dijo Evaldo Vilela, presidente del CNPq.

La historia comenzó a principios de año (2021), cuando el gobierno prometió R$ 690 millones para la agencia y encomendó al Ministerio de Economía un proyecto de ley que garantizaría el traspaso.

Los recursos provendrían del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FNDCT), una fuente de recursos adicional a los previstos en el presupuesto anual, y que debe invertirse en ciencia. El dinero se utilizaría para pagar becas, apoyar a los más de cien Institutos Nacionales de Ciencia y Tecnología (INCT) y a financiar investigación.

Sin embargo, luego de una maniobra del Ministerio de Economía con los parlamentarios en vísperas de la votación del proyecto de ley, más de 90% del monto estimado se transfirió a otros ministerios (Agricultura y Salud), quedando solo R$ 55,2 millones (US$ 9,7 millones) para la producción de radiofármacos para tratamiento del cáncer.

La modificación del proyecto de ley, su aprobación en el Congreso y la sanción presidencial el 15 de octubre (todo en una semana) dejaron al CNPq en una situación crítica, pues la promesa de dinero hecha por el gobierno a principios de año llevó a que la agencia iniciara una convocatoria pública de becas de investigación.

“Necesitamos estos recursos para no afectar el pago, porque de los R$ 250 millones previstos en nuestra convocatoria, R$ 200 millones provienen del Fondo (FNDCT)”. Evaldo Vilela, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq)

Los 8.800 proyectos presentados están en fase de análisis y el resultado debería publicarse en diciembre (2021), pero no hay certeza de que se pueda hacer porque no hay recursos garantizados.

Según el jerarca, un nuevo proyecto de ley sería una alternativa para recuperar el dinero perdido, pero tendría que ser votado a finales de 2021.

Para justificar su maniobra inicial, el Ministerio de Economía argumentó que los recursos destinados a la ciencia no se estaban utilizando. A su vez, los científicos cuestionan el argumento y afirman que la cantidad irrigaría el sistema de ciencia y tecnología.

“Nuestra lucha inmediata es entregar el recurso al CNPq”, dijo el físico Ildeu de Castro Moreira, expresidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC). Esa agrupación es una de las ocho entidades científicas que, en una carta remitida al Senado (7 de octubre), poco después de la votación del Congreso, se pronunciaron en contra de modificar el proyecto de ley y pidieron que se revisara la decisión.

Según Moreira, lo que está en juego es una acción deliberada para bloquear recursos para la ciencia brasileña, y no es el primer intento. El gobierno de Bolsonaro, agregó el investigador, “tiene una clara divergencia en lo que respecta a la inversión en ciencia”.

En 2019, una Propuesta de Enmienda Constitucional propuso la extinción de 240 fondos públicos, incluido el FNDCT. Con la presión de la comunidad académica y científica, el gobierno retrocedió.

Luego, en 2021, la comunidad científica también logro revocar los vetos para la promulgación de una Ley Complementaria (Ley 177), que estableció la prohibición del bloqueo de los recursos del Fondo, liberándolos para sus fines legales de pagar gastos relativos a innovación y desarrollo científico y tecnológico.

Para la científica biomédica Helena Nader, vicepresidenta de la Academia Brasileña de Ciencias (ABC), institución signataria de la Carta, el problema actual muestra que la victoria se celebró con anticipación.

“No nos damos cuenta de que nuestros oponentes son capaces de violar una ley aprobada. El gobierno no le quitó el recurso, sino el derecho a usar el recurso, para dárselo a otros sectores. Y ni siquiera nos estamos metiendo en los méritos que los otros ministerios para merecerlo. Pero sin ciencia, es mejor cerrar la puerta”, dijo.

Según Nader, acudir a la Corte Suprema puede ser una buena estrategia. Moreira añade que el problema no es la falta de dinero. “Sabemos que hay R$ 2,7 mil millones en el Fondo. Tanto es así que se abrió la convocatoria del CNPq con la indicación de que ese recurso existe”, dijo.

Los investigadores explican que estos R$ 2,7 mil millones (US$ 480 millones) deben ser liberados en diciembre, porque este dinero se recauda al final del año. Además, otro tema al que se enfrenta la comunidad científica es la votación sobre el presupuesto de ciencia 2022.

Sin futuro

Los investigadores que presentaron proyectos a la convocatoria del CNPq se sienten amenazados por el futuro de su investigación.

“Estamos perdiendo personal, desde investigadores que se fueron a trabajar a institutos de otros países hasta jóvenes científicos que abandonan sus carreras o que van a realizar estudios de posgrado en el extranjero. No vemos el futuro”, dijo Rodrigo Nunes da Fonseca, investigador de la Universidad Federal de Rio de Janeiro.

Su equipo presentó un proyecto que investiga los mecanismos celulares y moleculares de regeneración en algunos animales, un conocimiento importante para pensar terapias de regeneración para humanos.

Para Walter Beys, profesor de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, cuyo proyecto investiga un hongo con potencial para control biológico de una plaga, con este tipo de recortes “la ciencia no será una opción de carrera”.

Por: SciDev América Latina/ Washington Castilhos
Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
193 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por