Artículos o noticias

Lo que debes saber de los pingüinos para ayudar a su conservación

• Bookmarks: 17


Por Valeria Rodríguez Nava*

Todos y todas hemos visto a los pingüinos, esas aves marinas que conviven en grupos en los paisajes helados. Un dato curioso sobre su comportamiento es que son monógamos, tienen una pareja en toda su vida.

Su tamaño puede ser muy variable –desde el pingüino Azul de Australia y Nueva Zelanda, con solo 30 cm de altura y un kilogramo de peso– hasta el Emperador, que vive en la Antártida y puede alcanzar hasta 1.40 metros de altura y 40 kg, según describe Pablo García Borborogludoctor en Biología.

Los pingüinos son animales muy gregarios; se congregan en colonias donde construyen sus nidos, ponen sus huevos y crían a sus pichones hasta que alcanzan la edad para independizarse y alimentarse por sí mismos.

Viven y se reproducen en diversos ambientes, como desiertos, bosques, sobre hielo o roca descubierta, debajo de arbustos e inclusive dentro de túneles de lava volcánica consolidada o construidos bajo tierra por ellos mismos.

Los pingüinos son aves que no vuelan, pero son buenos nadadores. Algunas especies son grandes migrantes, viajan miles de kilómetros nadando.

La mayoría se alimenta de krill, peces, calamares y otras formas de vida marina capturadas mientras nadan bajo el agua, reporta BirdLife, una organización internacional dedicada a la protección de las aves y sus hábitats.

Algunas especies están en peligro

Si bien, estas aves no habitan en México ni en gran parte de algunos países, pues solo viven en el hemisferio sur, son parte de la biodiversidad y por desgracia algunas especies están en peligro de extinción. Así, se vuelve vital para su conservación el conocer cómo se les está ayudando y cómo podemos apoyarles.

Y es que los pingüinos tienen un rol ecológico importante en los océanos y también en la conservación de hábitats de otras especies.

La investigación de la ecología de los pingüinos ofrece una oportunidad excepcional para detectar los cambios que se producen en el océano austral, valorarlos y proponer medidas de conservación. Por ello la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Antárticos, que regula la explotación pesquera en el área, considera estas especies de especial relevancia para la toma de decisiones en relación a los cupos de pesca de krill y para el diseño de las áreas marinas protegidas en la región.

  • Existen 18 especies de pingüinos que varían en tamaño y apariencia, quienes habitan en diferentes partes del mundo. 
Diseño: Bárbara Castrejón, DGDC-UNAM

En la zona antártica y subantártica viven los pingüinos Emperador, Rey, Papúa, Barbijo, Adelia o Adelaida y de Penacho anaranjado, Macarrones o de frente dorada. La zona de América del Sur, África meridional y Nueva Zelanda es el hogar de los pingüinos Saltarrocas norteño o de Penacho amarillo norteño, de Penacho amarillo, de Galápagos, de Humboldt, Adricano o de Patas negras y de Magallanes.

  • Pingüino Emperador: mide entre 115 y 120 cm de altura, su peso es de 22 a 40 Kg. Es el más alto y pesado de todas las especies de pingüinos. Es la única especie de pingüino que se reproduce durante el invierno antártico; camina de 50 a 120 Km sobre el hielo hasta llegar a sus colonias de reproducción. 

En la última zona que es de Australia y Nueva Zelanda están los pingüinos: De ojo amarillo, Real, De las Snares, Crestado, de Sclater, de Fiordland o de Nueva Zelanda y el Pequeño pingüino azul.

Distintas amenazas

Los pingüinos tienen un papel clave en la cadena alimenticia, tanto como predadores y como presas; si estos desaparecieran habría un desequilibrio en las cadenas de otras especies marinas que también podrían desaparecer. Los pingüinos son constituyentes claves de los ecosistemas marinos e indicadores de la salud de los ecosistemas oceánicos y costeros. Por eso es importante conocer cuáles son sus verdaderas amenazas para evitar su desaparición.

Una de las principales dificultades a las que se enfrentan es el cambio climático, por la reducción de hielo, el deshielo, así como una cantidad de tormentas intensas y temperaturas más cálidas. Otra es la disminución del alimento por la sobrepesca y la creciente demanda de especies forrajeras como el krill. Asimismo, la degradación del hábitat, por las presiones generadas por el turismo, la generación de residuos, los derrames petroleros o la recolección de huevos por parte de los humanos.

Por último, están los depredadores introducidos y enfermedades invasoras; los humanos somos responsables de haber introducido a las colonias de pingüinos depredadores no nativos, como los gatos o perros.

Solo basta ver “Colonia pingüino” en un popular servicio de streaming, para darnos cuenta de estas amenazas. En el documental se muestra cómo viven el día a día los pingüinos africanos, una especie en peligro de extinción, al llegar a la costa de Simon ‘s Town. Podemos ver los riesgos por los que pasan para cuidar a sus crías frente a diferentes depredadores y el cambio climático.

Esfuerzos de conservación

Hay diversas organizaciones que se encargan de ayudar a estas especies ante los peligros que enfrentan, procurando su conservación y reeducando el estilo de vida de los humanos hacia el ambiente.

Global Penguin Society es una de esas organizaciones. Se dedica a la ciencia, al manejo y a la educación de las 18 especies de pingüinos del mundo. Esta organización se fundó en el 2009 en la Patagonia Argentina por el doctor en Biología Pablo Borboroglu.

En los años 80, Borboroglu observó cómo morían varios pingüinos por la causa del derrame de petróleo y así empezó a rescatar pingüinos empetrolados de las costas para lavarlos. En 1991 y a partir de un gran derrame de petróleo —donde murieron 17 mil pingüinos (cifra contada en playa)—, se inspiró a hacer un centro de rehabilitación de estas especies y darles mayor visibilización en el país sudamericano.

Después de un congreso en Tasmania, en 2009, se estableció mejor esta organización internacional, en la que científicos pueden canalizar su interés y su ciencia en la conservación de estas aves. Global Penguin Society trabaja en investigación de campo en Chile, Argentina, Nueva Zelanda, Sudáfrica e Islas de la península antártica.

“Hasta ahora hemos logrado proteger 13 billones de hectáreas de hábitat para pingüinos;  estimamos que hemos beneficiado a 2 millones 400 mil pingüinos de distintas especies”, cuenta Borboroglu.

Diseño: Bárbara Castrejón, DGDC-UNAM

La organización ha logrado influencia en la legislación argentina en el tema del petróleo, el cambio climático, la sobrepesca, tráfico de pingüinos y las condiciones en los zoológicos.

Sus integrantes se han asociado con distintos gobiernos para mostrarles los problemas que los pingüinos pueden estar enfrentando y generar propuestas conjuntas para resolverlos. Uno de los mayores retos es contar con recursos para las actividades de conservación, ya que los pingüinos se encuentran en países en desarrollo.

Parte de su trabajo consiste en visitar escuelas para que niños, niñas y adultos sepan la importancia de cuidarlos; organizan campañas de limpieza en el mar y su hábitat de plásticos y basura antes de que los pingüinos lleguen de su migración para aparearse y hacer los nidos para sus crías. También hacen campañas de concientización sobre la contaminación de los plásticos. 

¿Cómo puedo colaborar para proteger a los pingüinos 

Es importante mencionar que el aire y los océanos están conectados, así que todo lo tóxico que se desecha en las ciudades lejanas se va hacía las aguas marinas y el hábitat de todas las especies, no solo estas aves no voladoras.

La ventaja de los pingüinos es que tienen una conexión natural con las personas porque estos inspiran a que pueda haber un cambio en la naturaleza, espera Pablo Borboroglu.

Aunque los mexicanos estemos lejos de ellos y no los veamos directamente, no olvidemos que las amenazas que enfrentan estas aves son un indicador, ya que nos muestran un grave problema ambiental, como dice el biólogo.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
370 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por