Artículos o noticias

Luis Argueta: la película sobre el silencio que hizo hablar a toda Guatemala

• Bookmarks: 24


Jalisco, México.

En 1954, cambió el destino de Guatemala. Un golpe de Estado decidió el futuro del país y de sus habitantes, entre ellos: Neto. Un niño de 12 años que busca respuestas en medio de un acontecimiento histórico del que nadie se atreve a hablar y mucho menos cuestionar.

Las razones de ese silencio y la historia del infante son rescatadas por el cineasta Luis Argueta en El Silencio de Neto, que se estrenó en 1994, cuarenta años después de esa herida en Guatemala. El filme, no sólo marcó un parteaguas en la historia del cine guatemalteco, sino que logró que se dejara el silencio y se comenzara a hablar.

“La población se empoderó a raíz de la película”, mencionó Argueta, quien compartió que para su realización buscó “que entretuviera y al mismo tiempo que enseñara, que no aburriera y que tampoco fuera maniqueista”.

El director guatemalteco, quien recibió el Mayahuel Internacional durante esta 36 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, dio una master class durante el Festival, donde compartió cómo fueron sus primeros acercamientos al cine.

«Para mí era pura magia», dijo recordando las películas de mexicanos e indios que veía en su niñez y adolescencia junto con sus amigos en el cine cerca de la casa de sus abuelos.

Años después, cuando viajó a Estados Unidos a estudiar ingeniería, Argueta platica que dejó de ver a las películas como algo mágico y comenzó a ver al cine «no como magia sino como algo que se hace literalmente con las manos con el celuloide». Desde entonces, el amor de Argueta por el cine no hizo más que crecer. «Hay cierta afinidad por contar una historia por absurda que sea, esto hace que me enamore del cine, ver que no hay magia, sino que es una artesanía», destacó.

Además de compartir sus inicios en el cine y hablar sobre El Silencio de Neto, Argueta platicó sobre otros de sus filmes que ha realizado documentando la realidad de los y las migrantes y destacó la importancia de contar historias. Dejando el silencio de lado: «Una de las formas de dignificar a los otros como a nosotros mismos es contarnos historias».

“Es a través del cine como compartimos nuestros sueños y también nuestras pesadillas y nos damos cuenta que somos iguales”, enfatizó. El cine de Argueta, además de romper el silencio, ha sido inspiración para muchos cineastas actuales en Guatemala y motivación para crear la asociación guatemalteca AGACINE, que desde 2007 ha luchado por conseguir una ley que apoye e impulse el arte del cine en este país.

Por: Dora Solís / NCC Iberoamérica.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
249 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por