Artículos o noticias

Una empresa convierte al clásico Rolls Royce en un auto eléctrico

• Bookmarks: 13


Reino Unido.

Un coche clásico del siglo XXI silencioso y sin emisiones. El primer Rolls Royce eléctrico del mundo. Bentley Rolls Royce Land Rover, cuanto más caro es un auto, más merece la pena su conversión a eléctrico. La empresa británica Lunaz se dedica a equipar valiosos equipos clásicos con motor y batería eléctricos. Para el fundador del grupo Lunaz esto es solo el comienzo, su objetivo es convertir en eléctricos cada vez más vehículos comerciales como los camiones de la basura empleando la misma tecnología.

“De esta categoría de vehículos hay 80 millones solo en Estados Unidos y la UE. Lo que hemos hecho es crear una cadena de transmisión modular que puede convertir cualquier vehículo en eléctrico”, mencionó David Lorenz, presidente del grupo Lunaz.

Un negocio lucrativo, las flotas comerciales cuestan cientos de miles de euros y están hechas para recorrer cientos de miles de kilómetros. Electrificar un camión convencional resulta un tercio más barato que comprarlo nuevo. “Este camión tiene 11 años, se construyó para recorrer medio millón de millas, pero solo ha recorrido unas 55 mil millas en total. Nosotros estudiamos cada producto, las flotas, sus ciclos de vida, qué es lo que hay que rediseñar”, comentó David Lorenz.

Las pequeñas empresas no son las únicas que se plantean un futuro eléctrico, es una tendencia en toda la industria automovilística británica. Pero hay un problema: las baterías. Por eso el gobierno británico ha subvencionado el proyecto de Nissan para ampliar las baterías en Inglaterra. Una batería de automóvil ronda el 50 por ciento del valor de un auto. Y actualmente se fabrican pocas baterías en Reino Unido.

Los fabricantes de coches eléctricos británicos se enfrentan a aranceles más altos en la UE si sus baterías provienen de terceros países. Es una de las condiciones del acuerdo comercial del Brexit. La única forma en que los fabricantes británicos pueden esquivar las barreras comerciales arancelarias es fabricando baterías en Reino Unido y usándolas en coches del Reino Unido.

Esto no afecta a las pequeñas empresas como Lunaz que son solo proveedores de servicios. Además, sus baterías son fabricadas en la Unión Europea. Pero el reto sí es enorme para el resto de la industria automotriz británica.

Por: Deutsche Welle.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
172 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por