Artículos o noticias

Un pueblo de España busca soluciones ante la falta de agua potable

• Bookmarks: 48


España.

Cada semana los habitantes de Lastras de Cuéllar recogen botellas de agua subvencionadas por la alcaldía. En este pueblo de Castilla y León a apenas dos horas de Madrid, los nitratos y el arsénico hacen al agua imbebible para sus habitantes. No son los únicos, varias decenas de localidades de España sufren el mismo problema.

“El agua que nos reparte el ayuntamiento, resulta ser insuficiente, porque esta agua no es solo para beber, es agua para cocinar, para lavar, para lavarse los dientes. Entonces, al final todos los vecinos además de esta agua, acaba recurriendo a comprar más agua embotellada o bajando a unas fuentes, que hay un paraje a cuatro kilómetros y medio, del pueblo a recoger agua del manantial. Además de ser un pueblo que no tenemos agua potable, somos un pueblo sucio, porque generamos una cantidad de residuos muy superior a la media nacional”, expresó Mercedes Rodríguez, integrante de un colectivo.

Solo en la provincia de Castilla y León, 63 comunidades estaban privadas de agua potable en marzo, según la Televisión Regional. A nivel nacional no hay cifras oficiales, y los niveles de nitrato preocupan. Más de un cuarto de las estaciones subterráneas del país muestran una concentración cercana o superior al umbral de potabilidad y casi una cuarta parte es vulnerable a esta polución por la naturaleza de los suelos o las actividades agrícolas según el ministerio de transición ecológica.

“El arsénico y el nitrato aparecen en el acuífero nos dicen que, por la filtración de las lluvias, y que, por ese manantial con el paso de los años, la falta de lluvia, consumo humano, luego también hemos tenido una red de canalización deficiente, porque teníamos en el pueblo tuberías de plomo, que esas tuberías estaban agujereadas, entonces se perdía más caudal que se consumía”, subrayó Mercedes Rodríguez.

La contaminación agrícola es cada vez más señalada

En Lierta, la región de Aragón al noreste no hay agua potable desde el 2018 a causa de los nitratos. Aquí los habitantes luchan contra un proyecto para instalar la microgranja con tres mil cerdos.

“No aporta nada al pueblo como tal, únicamente nos va a generar inconvenientes en cuanto a competencia de un bien escaso que es el agua potable, de contaminación de los acuíferos de la tierra y por tanto las aguas que como este manantial que tenemos aquí detrás van a salir más contaminadas por concentración en nitratos y eso no genera puestos de trabajo, muy pocos porque son procesos muy automatizados”, mencionó Bernard Mas, integrante de una asociación que se opone a la microgranja.

La sequía que podría agravarse en el país debido al cambio climático, amenaza con poner en peligro aún más la calidad del agua. La preocupación ha llegado hasta Bruselas, donde la Comisión Europea lanzó un ultimátum a España en 2020 para que mejore su control de la calidad de las aguas.

Un informe del Ministerio de Transición Ecológica advierte que en el ámbito rural no hay un control suficiente por lo que los habitantes de pueblos pequeños podrían estar tomando agua no potable sin saberlo.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
633 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por