Artículos o noticias

“Señales de vida y libertad”, el museo que honra la memoria de las víctimas de las FARC

• Bookmarks: 24


Colombia.

Una exposición para preservar la memoria de las víctimas de secuestro durante el conflicto armado en Colombia. Fotografías, ropa o joyas de rehenes y sus familiares, forman parte de la exposición del museo virtual “Señales de vida y libertad”.

Para Guillermo Solórzano, un muñeco de trapo bautizado como Rodolfito se convirtió en una herramienta para soportar su cautiverio. Solórzano fue capturado en 2007 en Florida, un municipio en el departamento del Valle del Cauca y se le incluyó en una lista de secuestrados canjeables con los que se pretendía la excarcelación de guerrilleros presos en Colombia y en Estados Unidos.

“El muñeco, Rodolfito, fue una figura, un muñeco que yo elaboré allá y eso me permitió a mí sentirme vivo, acompañado para poder yo de pronto hablar con alguien, socializar, hacer un ejercicio vocal y no sentir que estaba cohibido y callado ahí todo el tiempo. Ese muñeco me permitió a mí salir de ese trance, de esa depresión profunda en la que yo estaba y luchar con lo poco que tenía”, reveló Solórzano.

La exposición permanente fue organizada por la Comisión de la Verdad, que indaga sobre los hechos más atroces de la lucha armada. Adriana también comparte su experiencia. Fue raptada en 1999, cuando era universitaria de 20 años, mientras asistía a una misa dominical en un barrio rico de la ciudad de Cali. Este diario se convirtió en su única terapia, donde registró frases como; ‘el secuestro es estar muerto en vida’.

“Yo creo que una vez al año leo el diario y hay cosas que digo, “¿en serio? ¿yo pasé por esto? ¿en qué momento? ¿yo aguanté esto?” Entonces ayuda a no olvidar cómo sufrí y tuve un episodio doloroso en mi vida, pero salí adelante y lo superé”, dijo Adriana.

Juliana comparte su historia como familiar. Tenía ocho años cuando su padre, el diputado departamental Nacianceno Orozco, fue secuestrado por las FARC durante una incursión en Cali el 11 de abril de 2002. Cinco años después Orozco fue asesinado en cautiverio junto a diez de sus colegas. Ahora, ella guarda una figura precolombina de barro, de las que solía coleccionar su padre, un político ambientalista.

“Te puedo decir que de algunos miembros cuando los he tenido frente a frente y me lo han dicho, en algunos no he percibido el más mínimo sentimiento de sensibilidad. O sea, no he percibido en sus ojos, en su trato que haya un arrepentimiento. En otros sí los he visto derramar lágrimas”, mencionó Juliana.

Según datos del Centro de Memoria, en Colombia ocurrieron más de 37 mil retenciones ilegales entre 1958 y 2018, más de dos terceras partes se atribuyen a guerrillas que aún utilizan el secuestro con fines políticos y económicos.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
193 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por