La selva tropical del Colchic, la apuesta ganadora para el medio ambiente

 -  -  17


Georgia.

“Parece el Amazonas, ¡pero esto es Europa! Estoy en Georgia, en medio de una selva tropical muy especial. La UNESCO acaba de agregarla a su lista del Patrimonio Mundial. Vamos a ver cómo la protección de la biodiversidad aquí ha resultado ser una estrategia ganadora, tanto para el medio ambiente como para la economía”, dice Monica Pinna.

Estamos en la costa este del Mar Negro. Los ecosistemas del Colchic comenzaron a desarrollarse hace 20 millones de años. Georgia ha protegido durante mucho tiempo estas frágiles regiones y ahora la UNESCO les ha otorgado reconocimiento internacional.

“La selva tropical del Colchic son árboles muy antiguos que han sobrevivido al período glacial y han estado floreciendo continuamente desde el período terciario”, explica Tamar Khakhishvili, vicepresidenta de la Agencia de Áreas Protegidas de Georgia. “Puedes encontrar muchas especies muy raras, especies endémicas y reliquias únicas”, añade.

Este es el único lugar donde coexisten antiguas selvas tropicales y humedales más recientes. La zona pantanosa de Ispani es el ejemplo perfecto.

“Esta es la única manera de moverse por aquí y también la única forma de caminar y proteger el musgo blanco que cubre el suelo alrededor de Ispani”, explica Monica Pinna.

Este complejo de turberas del Colchic tiene una composición única. Hasta un 80% está compuesto de agua.

Foto de Paata Vardanashvili / Agency of Protected Areas.

“Imagínense un lago al revés que tiene cinco metros de profundidad y está cubierto con un manto de este musgo. Cuando caminamos sobre él, vibra como un trampolín”, señala Izolda Matchutadze, científica, Universidad Estatal de Batuni Shota Rustaveli.

Las autoridades georgianas esperan que la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial atraiga fondos para la conservación de la naturaleza, pero no solo eso.

“Una vez que obtenemos fondos para el desarrollo de áreas protegidas, reinvertimos este dinero para el desarrollo social y económico de las áreas rurales. Y los vecinos tendrán nuestra ayuda para emprender negocios, tener casas rurales, etc.”, cuenta Tamar Khakhishvili.

Tres de las cuatro nuevas áreas del patrimonio mundial de Georgia se encuentran en la región autónoma de Ajara. Su capital, Batumi, es un destino de cuatro estaciones.

“Esto brinda una oportunidad única para que nuestro turismo sea aún más diversificado y nuestra región más atractiva. Además, es algo que dará otra dinámica a nuestra economía”, afirma Tornike Rijvadze, presidente del Gobierno de la República Autónoma de Ajara, Georgia.

“Hemos empezado a crear senderos hacia el lago y también a organizar refugios para los amantes de la naturaleza aquí”, cuenta Tinatin Zoidze, directora de Turismo y Resorts de Ajara.

Georgia busca aumentar el número de áreas protegidas al tiempo que abre estos ecosistemas únicos de manera sostenible.

Por: Euronews

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
151 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por