Los pueblos indígenas, guardianes de la biodiversidad, sufren discriminación

 -  -  7


Venezuela

Según Naciones Unidas los forman 476 millones de personas en noventa países, más del 6% de la población mundial. Y protegen el 80% de la biodiversidad del planeta. Sus métodos ancestrales de generación de alimentos respetan los ciclos naturales. Sin dañar las fuentes de recursos y alcanzando un alto nivel de autosuficiencia.

En la reserva forestal de Imataca, en el sudeste de Venezuela, los kariña, apoyados por la FAO, desarrollaron hace cinco años su propio plan de sostenibilidad, en el que las mujeres tienen un papel fundamental. Ahora trabajan en la empresa indígena Tupuku.

“Teníamos conversaciones con hermanas y hermanos indígenas. Decíamos que si nosotros éramos los que habitamos en esta reserva forestal de Imataca ¿por qué nosotros mismos no podíamos hacer nuestra empresa? Y que también deberíamos solicitar al gobierno un espacio para nosotros trabajar a nuestra manera”, contó Cecilia Rivas, capitana de las guardianas de la reserva.

El Gobierno venezolano les garantizó siete mil hectáreas de gestión compartida. Cultivan cientos de viveros para luchar contra la deforestación. También mejoran la calidad de suelos y ríos, entre otras actividades. Sin embargo, han sido discriminados en cuestiones básicas como la lucha contra la pandemia.

“A muchos pueblos indígenas no se les ha reconocido el acceso a los servicios sanitarios. No han sido incluidos en las campañas de comunicación. En algunos países han sido apartados y señalados como responsables de la pandemia”, aseguró Yon Fernandez-de-Larrinoa , jefe de la Unidad de Pueblos Indígenas de la FAO.

Pero, como lamenta Jessica Vega, coordinadora de una pre-cumbre indígena sobre sistemas alimentarios celebrada en Roma en julio, este es solo uno de los vacíos a los que están expuestos.

“Vivimos múltiples pandemias. Entre ellas, la violencia a la tenencia de tierras. La seguridad, la paz. El aumento de la violencia hacia el tema de género. Pero también la parte del cambio climático, que ha afectado a las formas de producir y de continuar con una vida en armonía. Ya que, a pesar de no ser los mayores devastadores de la biodiversidad, somos los que más vivimos las afectaciones en la pérdida de ríos y lagos”, destacó Vega.

En septiembre, tendrá lugar en Nueva York la cumbre de la ONU sobre sistemas alimentarios, que estudiará las formas de hacerlos sostenibles, inclusivos y saludables, en la que los líderes indígenas tendrán mucho que aportar.

Por: Euronews

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
192 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por