Artículos o noticias

NASA detecta un estallido de rayos gamma por el colapso de una estrella

• Bookmarks: 19


 EE. UU.

El telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi de la NASA, ha detectado el estallido de rayos gamma más corto que se ha visto jamás procedente del colapso de una estrella. Esto desafía la clasificación tradicional de los brotes de Rayos Gamma, también llamados GRB, por sus siglas en inglés.

Se cree que los brotes de rayos gamma cortos, aquellos que duran menos de dos segundos, son producidos cuando objetos en órbita, como las estrellas de neutrones entran en un espiral y se fusionan. Los brotes de rayos gamma de mayor duración son producidos por estrellas masivas al final de sus vidas. En el centro de la estrella que colapsa se forma un agujero negro que impulsa a chorros de larga duración que perfora la estrella produciendo rayos gamma cuando emergen. La estrella se transforma entonces en una Supernova. 

El 26 de agosto de 2020, Fermi detectó un brote de rayos gamma con una duración cercana a un segundo. Instrumentos a bordo de otras naves espaciales también lo vieron, incluidas las misiones Wind y Mars Odyssey de la NASA. Estos ayudaron a reducir el área de búsqueda a una zona del cielo en la constelación de Andrómeda. Menos de un día después del brote de rayos gamma, astrónomos identificaron una fuente de luz visible que se desvanecía utilizando las Zwicky Transient Facility (ZTF) en el Observatorio Palomar.

Se trataba del resplandor de la explosión. El satélite Swift de la NASA no tardó en registrar rayos-X procedentes de ella y en pocos días los radiotelescopios terrestres también la observaron. Al cabo de unas semanas, cuando la incandescencia posterior a la explosión había decaído. Las observaciones desde la Tierra confirmaron la presencia de una Supernova. Esto significa que el brote de rayos gamma debe provenir del colapso de una estrella masiva y no de la colisión de dos estrellas.

Los astrónomos creen que este estallido llamado GRB 200826A estuvo a punto de no producirse. Hace unos seis mil seiscientos millones de años una estrella masiva de una galaxia lejana llegó al final de su vida. Su núcleo se colapsó y formó un agujero negro que lanzó chorros de partículas a una velocidad cercana a la de la luz, atravesando la estrella. Pero los chorros apenas alcanzaron a llegar a la superficie, produciendo un brote de rayos gamma sorprendentemente corto.

Es probable que algunos brotes de rayos gamma cortos hayan sido erróneamente clasificados como fusiones de estrellas, cuando en realidad son estallidos que casi no logran perforar y llegar a la superficie de las estrellas en colapso. Sólo se detectan los brotes de rayos gamma cuando los chorros apuntan en dirección a la Tierra.

Incluso teniendo en cuenta esto, los brotes de larga duración siguen produciéndose a un ritmo menor que el tipo de Supernova asociado a ellos. Esto significa que la mayoría de las estrellas masivas que colapsan probablemente no produzcan brotes de rayos gamma de larga duración, muriendo no con un estallido, sino con un suspiro.

Por: NASA.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
663 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por