Artículos o noticias

Conoce al vuelvepiedras, el ave que va y viene de Punta del Este al Ártico

• Bookmarks: 19


Uruguay.

Las aves migratorias maravilla a los avistadores de Punta del Este es una Arenaria interpres popularmente conocida como vuelvepiedras y cada año migra desde el Ártico hasta este balneario del Este de Uruguay.

Fue avistada por el fotógrafo Álvaro Pérez Tort por primera vez en 2016 y desde entonces la ha vuelto a ver todos los años 8 veces en total, en las mismas rocas que marcan el punto más austral de Uruguay.

“Como lo hemos visto en diferentes épocas, previo a irse o después de llegar, lo hemos encontrado con el plumaje que se llama de reposo reproductivo, de descanso que es más apagado o con el de reproductivo, que cuando está por irse entonces está pronto con toda su coloración y más gordito porque busca alimentarse para poder encarar ese viaje de miles y miles de kilómetros hasta el Ártico”, explicó Álvaro Pérez Tort.

Identificado en una banda plástica que dice 2TK en una pata y un anillo metálico en la otra. El vuelvepiedras pasa aquí meses comiendo restos de mejillones junto a ostreros y otras aves, hasta que los primeros vientos fríos anuncian la cercanía del invierno y el momento de partir.

Para los avistadores de aves el hecho de identificar a la misma ave anillada, volviendo cada año al mismo sitio, es emocionante. Cada vez que Pérez Tort vuelve a encontrarlo, además lo comunica a la base de datos con los reportes de las aves avistadas en todo el continente.

“Está también la cuota emocional de saber que se va hasta el Ártico, que hacen miles y miles de kilómetros con un objetivo reproductivo y que tiene como su zona de descanso y de alimentación Punta del Este y que siempre vuelve acá”, acentuó Álvaro Pérez Tort. 

2TK es un vuelvepiedras macho de unos 14 años, según el Laboratorio de Anillamiento de Aves. Un organismo con sede en Maryland que controla el anillado de 1 millón de aves anuales en Norteamérica con objetivos de investigación y conservación.

Fue marcado en 2012 en la bahía estadounidense de Delaware. Cuando el alimento escasea en el invierno de la tundra canadiense viene el sur y cuando termina el verano austral regresa.

“Las costas de Sudamérica, en particular Brasil, Argentina, Uruguay, por mencionar la costa atlántica, hay una cantidad de lugares muy productivos durante la primavera y el verano austral, y son esos lugares que estas aves migratorias eligen, ya sea para hacer paradas de reabastecimiento o paradas de invernada, para pasar todo lo que es la época no reproductiva”, destacó el biólogo, Adrián Azpiroz.

Para el Laboratorio de Anillamiento de Aves Informar es clave para armar el rompecabezas de los movimientos de cada ave. Los datos permiten trazar los patrones de comportamiento de cada especie y así refinar las estrategias de conservación.

Según un estudio de 2019 publicado por la revista Science, desde 1970 han desaparecido 3 mil millones de aves silvestres de Norteamérica. Aunque él vuelvepiedras, no está amenazado como otras aves playeras, su población también ha descendido.

Se estima que hay unos 300 mil en el continente. De ellos, sólo algunos cientos o pocos miles pasan la invernada en las costas uruguayas, a 15 mil kilómetros de su zona de reproducción. (AFP)

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
195 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por