Artículos o noticias

Kenia lanza el primer censo nacional de fauna salvaje

• Bookmarks: 18


IsioloKenia.

Aunque no lo parezca, las pequeñas avionetas aparcadas en el desértico aeropuerto de Isiolo, en Kenia, son el principal instrumento del primer censo nacional de fauna salvaje del país, que lucha por proteger a sus especies amenazadas.

Décadas de caza furtiva desenfrenada, así como la expansión de los asentamientos humanos y el cambio climático están mermando la población mundial de animales salvajes, y este rincón del centro de Kenia no es una excepción.

Los elefantes de la sabana africana se han visto especialmente afectados y su número se redujo en al menos un 60% durante el último medio siglo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Por eso los pilotos que se preparan para despegar en Isiolo, en el centro de Kenia, saben que están en primera línea de una batalla con consecuencias de largo alcance.

«Los elefantes son los animales clave, pero cuando eres capaz de localizar cualquier especie en peligro de extinción sabes que el censo va por buen camino», dice el piloto Chris Cheruiyot mientras abrocha el cinturón de seguridad del otro pasajero, Julius Kabete.

Trazo de estrategias

Kabete, con una cámara y una grabadora de audio colgando del cuello, pasará las próximas horas contando jirafas somalíes, cebras de Grevy, órices y otros animales mientras ambos surcan los cielos y reabastecen su avión biplaza, un Aviat Husky, en estaciones especialmente instaladas en el bosque.

La ambiciosa misión, que comenzó en mayo, abarca más de 50 parques y reservas nacionales de Kenia, así como zonas de conservación privadas y comunitarias, e incluye la vida marina.

Gran parte de los datos existentes sobre la población de animales salvajes del país fueron recopilados individualmente por grupos de defensa locales o por conservacionistas internacionales.

La dispersión de los datos hace que muchos científicos prefieran utilizar modelos para cartografiar la vida silvestre en vez de rastrear a los animales en carne y hueso, dice Iain Douglas-Hamilton, de la organización Save the Elephants.

«Publican los resultados de los modelos [en lugar de] los datos en bruto», dijo.

Por eso el censo en Kenia es crucial ya que la información recopilada ayudará a este país del este de África a trazar una estrategia a largo plazo para salvar un bien muy preciado, que también es un gran atractivo turístico.

Datos «muy preocupantes»

Garantizar un recuento preciso es solo el principio y los observadores deben seguir los hábitos de los animales para saber dónde comen, beben y duermen.

Los datos preliminares ya son «muy preocupantes», afirma Fred Omengo, un científico del Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), y explica que muchos de los animales fueron avistados en torno a abrevaderos cercanos a las casas, un signo de la extensa invasión humana en el territorio de la fauna salvaje.

«La poca [comida] disponible es básicamente una competición entre los animales domésticos y los salvajes», explica. «En la mayoría de los casos, los animales domésticos tienen ventaja», asegura.

Y, a medida que los humanos intentan cercar a la fauna salvaje, ambos pagan un precio mortal.

Casi 500 personas murieron mutiladas o aplastadas por animales salvajes entre 2014 y 2017, dijo el KWS en un informe en diciembre de 2019.

Y la amenaza para la humanidad y para la vida silvestre solo va a intensificarse, advierten los conservacionistas.

«Todas las rutas de la vida silvestre han sido cerradas por los humanos y ahora los elefantes quieren agua, saben dónde está pero no pueden llegar a ella. Esto es preocupante», afirma Robert Obrein, del KWS.

Por: AFP

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
227 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por