Nueva evidencia de evolución reproductiva de aves

 -  -  22


Beijing, China.

Científicos chinos confirmaron que los ovarios de aves se pueden preservar en fósiles, lo que proporciona evidencia de la evolución reproductiva de las aves.

Al igual que la mayoría de los animales, los dinosaurios, que son los ancestros de las aves, tenían dos ovarios, mientras que las aves modernas sólo tienen el ovario izquierdo. Sigue siendo un misterio cuándo perdieron las aves el ovario derecho.

En 2013, científicos del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de la Academia de Ciencias de China estudiaron especímenes de aves de hace alrededor de 120 millones de años. La investigación encontró que sólo el ovario izquierdo se preservó en las primeras aves.

Vista general de la losa en primer plano de los supuestos folículos ováricos, todos aproximadamente del mismo tamaño (flechas rosadas en b). Primeros planos en estas mismas estructuras (flechas rosadas) en el mostrador c. Se usaron dos fragmentos para diferentes métodos analíticos d. El primer fragmento (contorno naranja) se preparó utilizando métodos de seccionamiento del terreno. El segundo fragmento (contorno azul) fue desmineralizado y procesado para histología de parafina.

Sobre las conclusiones del descubrimiento

Los científicos concluyeron que durante la evolución de dinosaurios a aves, pudo ocurrir la desaparición del ovario derecho. El fenómeno ocurrió, posiblemente, como una forma de perder peso para volar eficientemente.

Después de que el estudio fue publicado, algunos investigadores cuestionaron si los tejidos blandos podría haberse preservado en fósiles por ese tiempo tan largo. Dedujeron que los fósiles de ovario podrían ser en realidad semillas de plantas sin digerir.

El equipo de investigación estudió los fósiles usando métodos como análisis con microscopio electrónico, espectroscopía de energía dispersada y técnicas tradicionales de disección. Los resultados mostraron que los fósiles de tejidos consisten en músculo y estructura vascularizada y pueden ser identificados como ovarios y no como semillas de plantas.

El estudio fue publicado en la revista Communications Biology.

Por: Xinhua

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
361 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por