Artículos o noticias

El cuidado del medio ambiente es factor clave para prevenir pandemias, coinciden especialistas

• Bookmarks: 18


México.

En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis Vírica, especialistas en virología y enfermedades zoonóticas, se reunieron para dialogar sobre nuevas enfermedades, que después de la pandemia por COVID-19, ponen en alerta a las autoridades sanitarias de todo el mundo con el tema: “Hepatitis aguda y viruela símica: ¿las próximas pandemias?”, en #DiálogosNCC.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró los recientes brotes de viruela símica, como una emergencia de salud pública de importancia internacional. Esta es su máxima alerta cuando se presentan enfermedades, pues la agencia de salud de las Naciones Unidas hace un llamado a todos los países para que activen los protocolos sanitarios, necesarios para contener el brote y evitar llegar a una pandemia mundial.

Desde su fundación, en 1948, la OMS ha declarado sólo a seis enfermedades como emergencia de salud pública a nivel internacional entre las que se encuentra: la influenza AH1N1, el zika, el ébola, la polio y la más reciente COVID; a estas se agrega la viruela símica, que hasta el momento se tiene registro de su presencia en 80 países con más de 16 mil personas contagiadas.

“En el caso de la hepatitis aguda grave de origen desconocido, la OMS ha recibido notificación de un poco más de mil casos probables en niños provenientes de 35 países, de los cuales, 22 han fallecido y 46 han necesitado trasplante de hígado”, detalló la periodista de salud y moderadora de este encuentro, Rocío López Fonseca.

¿Las próximas pandemias?

Los especialistas coinciden en que es complicado determinar en estos momentos si la viruela símica y la hepatitis aguda pueden o no considerarse una pandemia, pues de ambas enfermedades carecen los estudios suficientes para conocer su procedencia y afectación.

Asimismo, resaltaron que lo que hace a una enfermedad una pandemia, como la COVID-19, es su capacidad de transmisibilidad. “Para que se produzca una pandemia es necesaria una transmisión rápida en mucha población, con un alcance mundial del patógeno pandémico, es decir, que se pueda transmitir muy eficientemente”, detalló la viróloga española, Isabel Sola.

El médico veterinario y virólogo colombiano radicado en Estados Unidos Javier Jaimes, agregó que también existen factores relacionados a condiciones socioculturales y políticas que facilitan que muchos patógenos se transmitan de manera rápida y cobran importancia en la agenda de salud como es el caso de la higiene personal.

Desde la epidemiología, el médico veterinario zootecnista mexicano Francisco Monroy compartió que existen tres elementos esenciales para la realización de modelos predictivos sobre la evolución de una enfermedad: las personas, el hospedador y el ambiente.

De esos elementos resulta el Factor R0, es decir, el número y capacidad que tiene de reproducción un patógeno entre las personas. En caso de que el factor R0 de una enfermedad, como el COVID, supere el 1 por ciento, se considera que la persona contagiada es capaz de transmitir el virus, al menos, a otra persona y dependiendo de su nivel exponencial puede evolucionar hasta convertirse en una pandemia.

En el caso de la viruela símica, el factor R0 se encuentra menor a 1, lo que significa que no tiene el potencial para convertirse en una pandemia, pero hay factores en la triada epidemiológica que son de naturaleza muy particular:

“La OMS ha establecido que por lo pronto el grupo más afectado es de personas con múltiples parejas sexuales, esto puede dar la falsa idea de que es una enfermedad de homosexuales, pero no es así, fue el primer grupo detectado, sin embargo, el factor de la promiscuidad es muy importante, no es una enfermedad de transmisión sexual, no se transmite mediante el sexo, pero si durante el sexo, es una enfermedad de contacto”, detalló Monroy.

Hasta este momento, lo que se conoce de la hepatitis aguda es que se trata de un adenovirus, aún no especificado, que se transmite por medio de los alimentos y objetos infectados. Lo que recomiendan los especialistas es tener una alta higiene de los alimentos, ya que de lo contrario será difícil erradicarla; aunque “no tendrá un impacto muy alto, será una enfermedad que se va estar transmitiendo y que no se va a poder identificar, lo que podría provocar que se convierta en una pandemia”.

¿Qué implica que una enfermedad sea declarada una emergencia sanitaria? 

“Implica que los organismos sanitarios tienen que asumir un compromiso para coordinarse, extremar las medidas de vigilancia y de diagnóstico, lo más precoz posible para poder limitar la transmisión”, precisó Sola.

La especialista puntualizó que las vacunas también son una opción, pero con limitantes: “las vacunas son una herramienta, pero algunas personas pueden tener reacciones a las vacunas y es por eso que no se ha impuesto de manera generalizada a menos que sean personas con riesgo de padecer la enfermedad”.

Aún así, los especialistas consideran que las vacunas son una buena herramienta, que aunque no van dirigidas a combatir la viruela símica, sino la viruela humana, se espera que tengan una eficacia del 80 por ciento.

Diferencias entre la viruela símica y la humana

Es importante recordar que la viruela humana está erradicada desde 1982 y proviene de un virus distinto que la símica:

La viruela del mono, no es del mono, es de roedores que tienen la capacidad de infectar a primates, se le llamó del mono porque se detectó por primera vez en una colonia de macacos en Dinamarca que eran de laboratorio y habían estado en contacto con roedores enfermos, se identificó, se vio y se diagnosticó que era muy parecido a la viruela humana”, explicó el zootecnista.

Asimismo, la viruela humana era mucho más viral con lesiones severas y secuelas como la ceguera, pero afortunadamente, la viruela símica parece ser menos grave y se ha mantenido principalmente en poblaciones locales endémicas.

De igual forma, Monroy puntualizó que “los primeros brotes de viruela del mono detectados en África fueron de personas que no tenían inmunidad”, es decir, que no fueron vacunadas, por lo que recalcó la importancia de las campañas de vacunación.

Hepatitis Aguda

Los especialistas coincidieron en que su origen aún es un misterio que causa mucha preocupación, pues se trata de una enfermedad grave con alta mortalidad y con un periodo largo de incubación, que impide a los investigadores precisar en el foco de infección de los pacientes.

Debido a factores externos, esta enfermedad ataca principalmente a niños y pone una alerta en los sistemas de salud, ya que muchos de los pacientes han requerido un trasplante de hígado, algo para “lo que ningún país está preparado”.

Ante estas nuevas adversidades, los especialistas recomendaron buscar la prevención en lugar de la cura: “la recomendación es la higiene de los alimentos, preferir alimentos preparados en casa, lavarnos las manos, soluciones simples para prevenir pandemias”.

Los panelistas concluyeron que la prevención de pandemias debe atenderse desde la protección del medio ambiente, la vigilancia epidemiológica en animales y humanos, cambiar nuestra forma de vida y dejar de fragmentar los ecosistemas, entre otras recomendaciones, pues lo anterior facilita la propagación de patógenos.

Por: Diana González.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
270 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por