Artículos o noticias

La variabilidad biológica ha ayudado al ser humano a sobrevivir

• Bookmarks: 16


Italia.

Las diferencias entre individuos de la misma especie se convierten en la clave para obtener resultados experimentales más fiables. Lo dice un estudio publicado en la revista de la Academia de Ciencias Americana. Las diferencias en la naturaleza y en el laboratorio se convierten en un valor y también sirven para calcular, por ejemplo, la dosis correcta de un fármaco.

“Hasta ahora siempre se ha utilizado la masa media de una especie, pero nosotros hemos visto que, si uno incorpora la dispersión de masas que se encuentra en la naturaleza para obtener la ley de kleiber, el consumo de recursos es muy diferente que si se considera sólo las masas medias”, detalló la bioingeniería, Arti Ahluwalia.

El equipo de la profesora Ahluwalia, junto con los investigadores de la Universidad de Padua y de la Universidad Suiza de Apple, han elaborado un modelo computacional en el que se tiene en cuenta la gran variabilidad de las especies. “Y mediante el uso de este tipo de modelo podemos entender cuánto puede soportar una zona determinada, es decir, cuántos seres vivos puede soportar y también entender cómo maximizar la variabilidad para minimizar el consumo”, destacó Arti Ahluwalia.

Una de las aplicaciones es la extrapolación de la cantidad de fármaco, es decir, si se puede averiguar cuánto dar a cada órgano y es con masa diferente, entonces se puede encontrar el equivalente a la masa del hombre en el que estamos trabajando.

“Lo que hacemos es evaluar el metabolismo del oxígeno de esferas pequeñas que contienen células hepáticas que llamamos esferoides. Así que cada medida de cada esferoide constituye un individuo. El conjunto que vamos a construir nos permitirá comprobar si los resultados que obtenemos de los datos reales experimentales están de acuerdo con los teóricos que hemos obtenido por ordenador”, explicó Arti Ahluwalia.

La variabilidad interna en las especies también determina la eficiencia con la que una población utiliza los recursos vitales. En el caso del guepardo, por ejemplo, la pérdida de variabilidad ha limitado la capacidad de adaptación de la especie que ahora se encuentra en peligro de extinción.

“Tratamos de dar criterios de diseño de construcciones hepáticas para poder entender cómo funciona el hígado, cómo se enferma y cómo se cura. Pero por otro lado considerar este esferoide es como un ecosistema en el que dentro hay microorganismos que son las células que compiten por un determinado recurso que para nosotros es el oxígeno. También tiene un gran valor ecológico porque podemos estudiar la dinámica de cooperación para un recurso limitado”, comentó el ingeniero Ermes Botte.

Y, por ejemplo, si se piensa en el COVID-19, si todos fueran iguales y cada uno muriera en definitiva de esta enfermedad. En cambio, cada uno ha tenido una respuesta diferente, precisamente porque todos son diferentes unos de otros y esto ha dado precisamente una robustez a la comunidad.

Por: RAI.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
286 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por