Artículos o noticias

Bolivia compite en el mercado al producir vinos a 2.000 metros de altura

• Bookmarks: 20


Bolivia.

Vinos producidos a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar. Vecino de Argentina y Chile, dos gigantes en materia de producción vitivinícola, Bolivia tiene una producción pequeña de vinos. Pero aunque no pueden competir en cantidad los productores apuestan a la calidad de un producto con características propias.

“Los vinos de altura lo que más nos caracteriza es la fruta y los niveles de resveratrol, que se considera que es un protector del sistema cardiovascular”, mencionó el enólogo, Nelson Sfarcich.

La historia cuenta que el vino llegó a Bolivia a inicios del siglo XVII de la mano de curas jesuitas que tuvieron que cultivar uva para producir la bebida que era usada en las misas. Trajeron las plantas principalmente de España.

Actualmente los principales viñedos de Bolivia están en el departamento sureño de Tarija, aquí se produce la uva con un clima templado, con un sol a menudo inclemente y noches frescas, con una humedad que los especialistas locales consideran como un aditamento particular para el vino boliviano.

“La viticultura en el resto del mundo termina donde nosotros empezamos. En todas partes del mundo la viticultura que se tiene está al nivel del mar, ya sean 800 o 1,000 metros, pero nosotros empezamos a tener viticultura a partir de esa altura”, destacó Helmut Kohlberg, productor de vinos.

La producción de vino en Bolivia se sitúa entre los 1.600 metros y 2.000 metros de altitud, pero en algunas zonas andinas, con clima cálido, se encuentran cultivos hasta casi los 3.000 metros. Según los enólogos, esto diferencia mucho a los vinos bolivianos del resto, ya que la altura genera una concentración de aromas diferente y un color particular.

Los vinos bolivianos tienen como destino principal el mercado nacional, donde se puede encontrar Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Tannat u Oporto. Su popularidad ha aumentado junto con  un boom gastronómico de nuevos restaurantes de moda enfocados en los sabores locales. Pero saben que no será fácil ganar nuevos nichos de mercado.

“No tenemos un espacio. No hay gran potencial de crecimiento. Pero sí en el aspecto de calidad, en ese aspecto hay demasiado por hacer todavía. Entonces de aquí a unos años más, ojalá Bolivia realmente sea conocido como un país productor”, dijo la sommelier Molina García.

Algunos vinos bolivianos ya han llegado a Estados Unidos y países de Asia. Y de a poco los viticultores confían en que se hagan un lugar en el mercado mundial.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
199 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por