Hidroeléctrica en la Amazonía produce cantidad significativa de gases de efecto invernadero

 -  -  21


WashingtonEE. UU.

Cientos de centrales hidroeléctricas fueron construidas en la Amazonía para aprovechar la energía supuestamente “verde” que genera su red de ríos. Pero los investigadores ahora saben que no son tan buenas para el medio ambiente como se pensaba anteriormente, y un estudio publicado lo confirma.

Los embalses liberan millones de toneladas de metano y dióxido de carbono mientras la vegetación se pudre bajo el agua.

Presas como la de Brasil en Belo Monte, a lo largo de uno de los principales afluentes del Amazonas, el río Xingu, que tiene embalses y canales más pequeños que permiten un caudal reducido, tenían como objetivo abordar este problema, pero un estudio publicado en la revista Science Advances indica que este no es el caso.

“Podemos ver burbujas”: esta fue la primera reacción del investigador Dailson Bertassoli cuando fue a medir las emisiones de gases de efecto invernadero en la central de Belo Monte.

Su equipo estudió las emisiones de metano y dióxido de carbono durante los primeros dos años de actividad de Belo Monte y comparó los resultados con los niveles registrados antes de que se llenaran los depósitos. Ha visto triplicarse las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Una vez que se inunda la tierra seca, la materia orgánica atrapada en el suelo comienza a descomponerse”, explicó el profesor de geología y cambio climático de la Universidad de Sao Paulo.

Esta es la causa de las burbujas que vio en el tanque de la planta de energía.

“En lugar de un río natural, ahora tenemos un reactor que promueve la producción de metano”, añadió.

Para Andre Sawakuchi, también profesor de la Universidad de Sao Paulo y especialista en cambio climático que participó del estudio, este último destaca dos cuestiones a tener en cuenta a la hora de construir centrales hidroeléctricas en la región.

Uno es “el impacto ambiental local sobre las especies acuáticas específicas de la región”, dijo para acotar que “el otro es el impacto social en las comunidades indígenas que viven a lo largo del río”.

Los autores concluyen en su estudio que para que Brasil continúe construyendo represas en el Amazonas, al menos debe evitar inundar la vegetación y el aumento de la producción de gases de efecto invernadero.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
240 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por