Artículos o noticias

Las mujeres de Galápagos son esenciales, pero no reconocidas por su trabajo

• Bookmarks: 21


Ecuador.

Las islas Galápagos son famosas por su fauna y flora únicas en el mundo. Pero en medio del suelo hostil de rocas volcánicas, la agricultura es uno de los sectores menos reconocido donde el trabajo de las mujeres es esencial.

En la isla de Santa Cruz, María Elena dirige Lava Java, una de las 50 plantaciones de Galápagos que produce alrededor de 75 quintales al año del único café local certificado, biológico y de origen controlado. “En el campo hay muchas veces mujeres trabajando, pero quien se ve al frente es un hombre. Es la cara con la que se quiere negociar”, lamentó, María Elena, cafetera de las montañas.

Galápagos depende en 85 por ciento del turismo, ahora arruinado por la pandemia, y tiene alrededor de 25 mil hectáreas de tierras cultivables, de las que solo 14 mil son explotadas. Únicamente produce 600 toneladas de alimentos al mes, cuando se necesitaría más del doble para que sus 30 mil habitantes sean autosuficientes.

Aquí el principal reto para la agricultura es el agua, pues dependen de las lluvias a falta de fuentes o ríos. “Sabemos por los números que oficialmente casi el 75 por ciento de las fincas están a nombre del marido, pero encontramos que en el momento de ir al campo y hacer el trabajo son en la mayor parte las mujeres”, destacó Heinke Jäger, de la Fundación Charles Darwin (FCD).

Más abajo en la isla, cerca del muelle, otras mujeres trabajan desde el alba en el mercado de pescado de Pelican Bay. “Yo soy la que administro. Yo administro, porque yo sé a dónde distribuir el dinero. Para mis hijos, para la casa, para pagar arrienda”, explicó María Sabando, vendedora de pescado.

Pero la venta es solo una faceta de la pesca artesanal, la única autorizada en la reserva marina de Galápagos, alrededor de la cual rondan barcos de pesca industrial. Son los hombres en su mayoría los que salen a pescar una vez por semana durante tres días, del resto se encargan las mujeres de la comunidad.

“Son generalmente ellas las que organizan el día de pesca, las que organizan la venta de lo que llega de la pesca, la gestión del dinero, la comercialización”, agregó Nicolás Moity, de la Fundación de Charles Darwin.

Por cada 500 pescadores, 95 mujeres están afiliadas a cooperativas, de las cuales el 50 por ciento son gerentes. Pero los encargados de un programa de igualdad de género en el sector creen que eso sólo representa el 10 por ciento de las mujeres involucradas en la pesca. En tanto, ellas siguen enfrentando al océano y a los volcanes en Galápagos para dar sustento a sus familias y a sus habitantes del archipiélago.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
345 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por