Artículos o noticias

Los guadabosques de África en una batalla constante para salvar a los gorilas de montaña

• Bookmarks: 35


Virunga, República Democrática del Congo. 
La guerra civil, la deforestación, las enfermedades y la caza furtiva han llevado al poderoso gorila de montaña al borde de la extinción. Los esfuerzos de conservación han ayudado a aumentar el número de población, pero los humanos siguen siendo su mayor amenaza.

Al menos 17 personas murieron en un ataque contra civiles en el Parque Nacional Virunga en la República Democrática del Congo el viernes. Las víctimas incluyeron a 12 guardabosques, cuatro civiles y un conductor del Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza (ICCN). Otros cuatro resultaron heridos.

Virunga, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una de las áreas protegidas más antiguas y biológicamente diversas de África. También es uno de los últimos lugares donde se pueden encontrar gorilas de montaña en la naturaleza.

Según una declaración de la administración del parque, los guardias fueron asesinados «mientras venían a ayudar a un vehículo civil que había sido atacado por los asaltantes».

Si bien ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad, los líderes locales creen que la milicia hutu ruandesa FDLR es responsable. Este grupo de rebeldes huyeron a la RDC, algunos de cuyos fundadores participaron en el genocidio contra los tutsis en 1994.

El parque está ubicado a lo largo de las fronteras del país con Uganda y Ruanda.

Virunga a menudo ha sido atacado por milicias locales y cazadores furtivos, lo que ha provocado la muerte de más de 170 guardabosques en los últimos 20 años. Una preocupación importante es el control de la lucha sobre los recursos minerales en el área.

La UNESCO condenó el asesinato de las 17 personas en el Parque Nacional Virunga y aseguró que continuará apoyando los esfuerzos de la República Democrática del Congo para fortalecer las capacidades del personal responsable de la protección de sus sitios naturales.

A partir de mayo de 2018, el parque de Virunga había suspendido su actividad turística por razones de inseguridad, tras el secuestro de dos turistas británicos, finalmente liberados. En ese ataque murió una guardia forestal. El parque de Virunga había reabierto su actividad a los turistas en febrero de 2019.

En peligro de extinción

Los gorilas de montaña han estado luchando durante décadas. Sus hogares han sido destruidos por la guerra civil, la deforestación y la agricultura, y como resultado su población ha disminuido.

Los trofeos de gorilas han sido populares durante mucho tiempo entre los cazadores furtivos y su carne rara alcanza un alto precio en el mercado negro.

Los investigadores dicen que, a fines de la década de 1970, solo quedaban unos 250 gorilas de montaña en estado salvaje. Se pensaba que la especie se dirigía a la extinción.

La población de gorilas se recupera

Gracias al aumento de la conciencia pública, las comunidades locales y las organizaciones internacionales se han unido para apoyar a la población de gorilas.

«Nuestros investigadores visitan algunos grupos todos los días. Observamos su comportamiento, salud, ubicación y reproducción sexual y documentamos el ciclo de vida de cada individuo», explica Veronica Vecellio, gerente de programa en el Fondo Gorila Dian Fossey.

Según el censo de gorilas más reciente en 2010-2011, ahora hay alrededor de 880 gorilas de montaña que viven en la naturaleza, una gran victoria para los conservacionistas.

Por: Redacción NCC con información de DW & UNESCO

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
537 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por