Con cabañas y sembradíos invaden una zona arqueológica patrimonial en Perú

 -  -  14


Perú.

La ciudad sagrada de Caral en Perú, es una de las civilizaciones más antiguas de América, pero la pandemia y el confinamiento, llevaron amenazas a este tesoro de la arqueología y al equipo de expertos encargado de su conservación.

Ruth Shady, descubridora y directora de la zona arqueológica de Caral, explicó que hay personas que se aprovechan de la pandemia para ocupar los sitios arqueológicos con el establecimiento de cabañas y pasando maquinaria por las tierras.

La UNESCO, declaró al Caral como patrimonio cultural en 2009. Esta zona, se desarrolló entre los años 3.000 y 1.800 a. C.: la cultura Caral es la madre de América. Es contemporánea a las de Mesopotamia y Egipto, esta civilización surgió 45 años antes que la Inca, en una meseta desierta y árida.

Aunque esto poco importa a los invasores, quienes aprovecharon de la poca vigilancia policial en los 107 días de cuarentena entre marzo y junio de 2020 ocuparon 10 hectáreas del sitio arqueológico Chupacigarro para sembrar palta, frutas y payanés, un tipo de judía peruana.

Durante el confinamiento hubo saqueos de bienes arqueológicos y en julio, la policía detuvo a dos personas por destruir parcialmente un sitio que contenía tumbas con momias y cerámicas, en el Cerro Centinela.

Shady, quien inició las excavaciones en 1996, sostiene que detrás de los invasores se encuentran traficantes de terrenos. Las amenazas han obligado a esta mujer a vivir en Lima bajo vigilancia. El gobierno peruano la condecoró con la orden al mérito por servicios distinguidos a la nación por su obra en Caral. En octubre, el sitio reabrió sus puertas a los turistas que aún llegan a cuentagotas debido a la pandemia.

Por: AFP

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
295 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por