El oficio de fabricar balones artesanales sobrevive en Monguí, Colombia

 -  -  21


Colombia.

En medio de las Montañas Boyacenses se encuentra el municipio de Monguí: la cuna de los balones en Colombia. Una historia que narran sus monumentos y las fachadas de sus casas. Como si fueran artesanías, la mayor parte del proceso es realizada a mano por más de 70 mujeres que tejen los parches de los balones utilizando guanteletes de cuero y agujas.

La antigua fábrica de balones es ahora un museo donde se recuerda a Florián Ladino; su paso por el ejército; su viaje a Brasil y el lugar donde aprendió a producir los balones: una antigua cárcel en Manaos, Brasil. Florián enseñó el oficio a 12 amigos, estos montaron fábricas en sus propios hogares. Para 1970 más de mil personas vivían de la fabricación de balones. De aquella época sobreviven 20 empresas donde las mujeres han tenido que adaptarse a nuevos oficios y ritmos de trabajo.

Los balones evolucionaron y Monguí trató de seguirles el ritmo: los nuevos materiales sintéticos y las nuevas maquinarias trajeron nuevos oficios. En los últimos años las fábricas locales han apostado por los balones personalizados y diseños propios.

Monguí sufre por la falta de turismo y porque la cancelación de la Copa América los dejó con más de 30 mil balones en bodega. Situación que afecta especialmente a las mujeres que cosen los balones. También las fábricas enfrentan un vacío generacional: los jóvenes de Monguí ya no quieren vivir de los balones, saben que sus padres sufren mucho para coserlos y que el dinero se queda en otras manos

Por: Deutsche Welle.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
216 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por