Artículos o noticias

Tejedoras indígenas mexicanas luchan por proteger sus creaciones

• Bookmarks: 29


México.

Los tejidos elaborados con el tradicional telar cintura, son parte de la riqueza cultural e histórica de los pueblos originarios mexicanos. El patio de Julia Pérez, una indígena tzotzil, es el lugar donde un grupo de tejedoras hila lienzos con elegantes combinaciones en el pueblo de Zinacantán al sur del país. Pero estas artesanas sostienen una batalla a contracorriente de la industria de la moda, que replica sistemáticamente sus creaciones.

“La verdad sí nos gustaría que nos reconocieran nuestro trabajo, porque está bien hecho, está bien elaborado, está hecho con todo el corazón. Además, estamos trabajando con hilos que son hechos en México principalmente”, destacó Julia Pérez.

El grupo ha aprendido a valorar los activos intangibles de su labor gracias al contacto con otras dos mujeres citadinas devotas del arte tradicional mexicano. Tras conocerse hace diez años, iniciaron una amistad que derivó en el proyecto Fábrica Social, que incluye asesoría para valorar sus creaciones, diseños conjuntos y la comercialización de finas prendas.

“Siento que muchas casas de moda siguen pensando que pueden hacer esto sin ningún costo y sin ninguna responsabilidad. Muchos casos, por ejemplo, se escudan en decir que no es apropiación cultural, sino que es inspiración. Cuando la realidad es que eso solo nos muestra pues como la asimetría de poder que hay producto de los regímenes coloniales”, manifestó Dulce Martínez de la Rosa, copropietaria de Fábrica Social.

El proyecto busca mejorar las condiciones laborales de mujeres artesanas en seis estados del país y combatir las desigualdades del negocio. “Si vas a invertir, es una inversión en un proyecto en el que crees, en un trabajo en el que crees. Y te va a durar 10, 15 o 20 años, probablemente lo vas a poder heredar y tuvo un impacto positivo en algún lugar”, dijo Daniela Gremión, copropietaria de Fábrica Social.

Desde 2019, el gobierno mexicano ha exigido explicaciones públicas a diseñadoras como la venezolana Carolina Herrera y la francesa Isabel Marchant. Además de marcas como Zara, Rapsodia o Anthropologie por la apropiación cultural indebida de elementos indígenas en sus creaciones.

Fábrica Social es uno de los varios proyectos convocados por el Ministerio de Cultura Mexicano para la plataforma original que busca rescatar sus experiencias para impulsar colaboraciones éticas entre grandes empresas y artesanos, respetando sus derechos colectivos y creativos.

Por: AFP.

 

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
254 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por