Artículos o noticias

Investigadoras exploran una tumba egipcia de 3.500 años de antigüedad

• Bookmarks: 23


Un equipo interdisciplinario, que une a investigadores de universidades nacionales, extranjeras y del CONICET, viajó a Egipto para estudiar la tumba del noble Amenmose, datada alrededor del 1450 a.C. En el interior del monumento encontraron imágenes e inscripciones jeroglíficas que nunca antes habían sido exploradas y que reflejan la vida cotidiana en el Egipto faraónico. 

La doctora Andrea Zingarelli, directora del proyecto, comentó que “el objetivo es la preservación de un monumento con valor patrimonial mundial y la promoción y transmisión de esta herencia y de los conocimientos generados a las generaciones futuras”.

En marzo de 2019, las investigadoras presentaron ante el Ministerio de Antigüedades y Turismo, un organismo del gobierno egipcio, la propuesta de explorar la tumba de Amenmose, una de las 900 tumbas de los altos funcionarios que se encuentra en la necrópolis de los nobles.

“El permiso fue aprobado en abril de ese año y tuvimos que presentar un proyecto con objetivos, un diseño de acciones, documentación individual y credenciales, además del aval institucional y de radicación del proyecto”, dijo la directora. Respecto del ingreso al monumento, Zingarelli explicó: “No sabíamos si íbamos a poder ingresar dado que la entrada original está cubierta por sedimentos, pero sí sabíamos que el ingreso podía ser efectuado a través de un pequeño hueco de 50 x 37 centímetros, una especie de boquete realizado posiblemente por saqueadores de tumbas. En los planos disponibles, observábamos ese pasadizo, pero no teníamos claras las dimensiones”.

“Finalmente, pudimos ingresar a través de una tumba vecina, arrastrándonos a través del hueco mencionado y eso nos implicó organizar horarios y grupos que se alternaban para tomar fotografías, registrar deterioros, textos e iconografía, realizar un plano y recopilar información relativa a la conservación”, añadió.

Detalles de la tumba

Las escenas de las tumbas de la dinastía XVIII, como lo es la tumba de Amenmose, tienen particularidades y su decoración interna difiere de las del período ramésida, el período posterior, y más aún de la decoración de las tumbas de reyes y reinas. “Los muros de las tumbas de los nobles están pintados y grabados con distintas escenas relativas al difunto y su familia, sus ofrendas a las divinidades, la comida ritual y escenas llamadas de la “vida cotidiana”, tales como escenas agrícolas, de elaboración del pan, del vino, entre otras”, indicó Zingarelli.

Este monumento funerario fue construido y decorado en el área de la necrópolis de los nobles conocida como Sheikh Abd el-Qurna, en el oeste de Tebas, actual Luxor. Desde el equipo, aseguran que la elección de la tumba -clasificada como TT 318- se debe a diversos factores: es desconocida, ya que nunca había sido estudiada ni publicada; podrán aportar información y estudiar sus escenas inéditas, sus pinturas y estructura se encuentran en buen estado; y, además, es de tamaño pequeño por lo cual es factible de ser abordada.

Durante la primera campaña, el grupo creó la Asociación Civil Amenmose Egipto para poder recibir donaciones, a través de la cual recolectó la mayor parte del presupuesto por medio de aportes individuales, realizados mediante una plataforma de financiamiento colectivo. El Proyecto Amenmose nuclea investigadores pertenecientes a la Universidad de La Plata (UNLP), la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y del CONICET (Argentina) y la Universidad Federal do Triángulo Mineiro (Brasil).

Por: Agencia CTYS-UNLaM

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
719 views
bookmark icon
Diseño y Hosting web por