Arte y ciencia se unen en Costa Rica para retratar el cambio climático

 -  -  16


San José, Costa Rica.

Una escultura de un escarabajo que muta por las alteraciones en su alimentación o algas marinas hechas con plástico son parte de una muestra desarrollada por artistas de la mano de científicos en Costa Rica, para retratar el impacto del cambio climático.

Son ocho piezas que utilizan técnicas diversas como el video, el macramé [tejido con nudos], la escultura y el dibujo para ilustrar el impacto del calentamiento global sobre los bosques, insectos y algas del país, que alberga 6% de la biodiversidad mundial en un territorio de 51.000 km2.

La exhibición de las obras creadas busca sacar la discusión sobre el cambio climático del ámbito del quehacer científico o del periodismo climático, para ponerlo al alcance de todo el público, explicó Fernando Chaves, uno de sus curadores.

“Nos preguntamos ¿qué pasa si juntamos artistas con científicos para un diálogo sobre el tema urgente del cambio climático”, comentó Chaves.

En una de las obras, el escultor Jonathan Torres creó un modelo en 3D de un pequeño escarabajo que ha mutado conforme el cambio climático ha afectado la hoja de la cual se alimenta.

La pieza de Torres incorporará semanalmente un nuevo modelo del escarabajo “cephaloleia fenestrata“, retratando las mutaciones detectadas entre 2007 y 2021 por científicos de la Organización de Estudios Tropicales (OET).

La muestra artística estará abierta del 22 de abril al 19 de junio en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), en el centro de San José.

El complicado Sargazo

La muestra incluye unas cuerdas con macramé y figuras de plástico reciclado que cuelgan del techo del museo para retratar el bosque de sargazo, de algas marinas, en una obra de Oscar Ruiz-Schmidt.

“El bosque contiene peces, erizos y otras especies, pero con el calentamiento global ha crecido tan rápidamente que se volvió un problema, porque bloquea la entrada de luz solar al océano y afecta a la biodiversidad”, explicó Ruiz-Schmidt, quien trabajó con expertos del Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar (CIMAR), de la Universidad de Costa Rica.

En los últimos años es común ver como esta alga llega arrastrada en grandes cantidades hasta las costas de varias regiones del Caribe, donde se descompone, generando malos olores. Según evidencia científica, proviene de la zona ecuatorial del Atlántico, entre Sudamérica y África.

Allí, la desembocadura de grandes ríos cargados de nutrientes -desechos de actividad humana-, la desertificación y el calentamiento global, propician su proliferación.

La obra de Ruiz-Schmidt fue apoyada por la británica Olivia Grosvenor, de la empresa The Recycle Studio, que recoge plásticos que normalmente no se reciclan, como bolsas, y los transforma en productos utilizados en diseño de interiores, arquitectura y otras actividades.

Los otros artistas participantes son Elia Arce, Carlos Fernández, Esteban Hidalgo, Sara Mata, Rossella Matamoros y Christian Wedel.

“Estas propuestas nos acercan aún más a una problemática ambiental de alto impacto, y crean una conciencia colectiva cultural alrededor de ella”, indicó Paz Monge, directora del MADC.

Por: AFP.

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
313 vistas
bookmark icon
Diseño y Hosting web por