Conéctate con nosotros

Colombia

El Interno: una prisión “gourmet” que redime a reclusas en Colombia

Publicado

el

Cartagena (Colombia) –  Santiago TORRADO (AFP)

Ya vestida de mesera, Arleth Martínez besa las fotos de sus dos hijos antes de salir de la celda, caminar unos metros y comenzar su jornada en el Interno, el primer restaurante gourmet que funciona en una cárcel en Colombia.

Siguiendo el ejemplo del centro de detención de Pollsmoor, en Sudáfrica, donde estuvo preso Nelson Mandela, y de la prisión para hombres de Milán, en Italia, cada vez más establecimientos penitenciarios ensayan este tipo de experiencias de reintegración a través de la cocina.

Las imágenes de los mellizos de siete años le sirven de “amuleto” a Martínez, una mujer negra de 26 años, que paradójicamente debe uniformarse para salir de prisión y atender a los comensales. Lleva camiseta y delantal negros y un colorido turbante fucsia que cubre su pelo recogido.

Hace dos años que Martínez llegó a San Diego, la prisión femenina del puerto turístico de Cartagena, para cumplir una condena de seis años por extorsión, pero su vida cambió desde diciembre.

“Aunque todavía estoy dentro de la cárcel, me siento libre porque es un ambiente completamente distinto”, asegura entre risas. Al menos de este lado “no se ve tanta reja”, dice a AFP.

Ubicada en el centro histórico de esta ciudad de un millón de habitantes, San Diego es la primera prisión de mujeres con atención al público. Un mural de flores pintado por las reclusas domina la vista.

Quince de las 150 internas de San Diego -varias de ellas acusadas de narcotráfico o asesinato- se reparten entre la cocina y la atención a los clientes.

Por dos jornadas de trabajo, descuentan un día de condena.

– Redención –

Una cortina fucsia divide el restaurante de las celdas.

El menú de 90.000 pesos (30 dólares) incluye entrada, plato fuerte, postre y zumo de frutas. Un turista puede disfrutar desde un “ceviche de pescado en leche de coco” hasta “arroz caldoso con frutos del mar” o una “posta cartagenera”, una carne en salsa negra típica de la ciudad.

Interno despunta como una alternativa de resocialización en Colombia, el país con la segunda mayor población carcelaria de Sudamérica (unos 120.000 internos), después de Brasil.

En los últimos 17 años el número de presos pasó de 51.500 a 119.500, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El endurecimiento de penas y el narcotráfico repletan las 138 cárceles del país, con capacidad para albergar unos 80.000 presos.

“Yo creo en las segundas oportunidades”, se lee en la camiseta de Martínez. Un letrero similar, encima de una flecha negra, apunta hacia la entrada del restaurante, un portón fucsia.

Con capacidad para 50 comensales, el lugar ofrece cenas gourmet de martes a domingo. A las 11 de la noche cierra sus puertas, y las mujeres regresan a sus celdas para el conteo rutinario.

Al igual que la mayoría de cárceles de Colombia, en San Diego hay hacinamiento. Son 150 mujeres en un espacio habilitado para cien, y como en otras prisiones, muchas esperan condena entre rejas.

El restaurante es un experimento de la fundación Acción Interna. Su directora, Johana Bahamón, se inspiró en el restaurante InGalera, que funciona en el estacionamiento de la cárcel de hombres de Milán.

Esta actriz rubia de televisión, de 35 años, convenció a las autoridades para adaptar la idea en San Diego, que está a pocos metros de los hoteles cinco estrellas que abundan en la ciudad amurallada.

– Una celda para 25 –

En dos meses capacitaron a las reclusas en cocina, servicio al cliente y panadería, y crearon el menú con la ayuda de reconocidos chefs. El local fue adecuado en el patio donde antes los guardias parqueaban motocicletas.

“La gente cuando entra sabe que está entrando a una cárcel y que la van a atender reclusas. Cuando sale, sale feliz de haber conocido a seres humanos talentosos, valiosos y reales”, asegura Bahamón a la AFP.

Hoy, al menos en las noches, Martínez se mueve entre turistas refinados, personalidades y gente de medios solidarios con Bahamón y su causa.

Pero cuando esta mujer llegó a San Diego chocó con la vida descarnada de prisión: drogas, falta de higiene y un edificio destartalado. Durante cuatro meses durmió en el suelo, en una celda con 25 reclusas, angustiada por los hijos que debió dejar al cuidado de su madre.

El año pasado se graduó de bachiller y se convirtió en mesera. Del padre de sus mellizos apenas guarda el recuerdo del maltrato y el abandono.

“Solo las guerreras” logran sobrevivir en la cárcel, presume Martínez, siempre sonriente. Cuando comenzó a trabajar en Interno recibió como recompensa un camarote donde dormir.

Clientes como Antonio Galán llegan atraídos por el experimento. Desde la sazón hasta el ambiente “tienen sabor y aroma a libertad”, dice este bogotano.

Sigue Leyendo
Anuncio
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Artes Visuales y Escénicas

Compañía “MyDream” de China sorprende al público de Bogotá

Publicado

el

Compañía "MyDream" de China sorprende al público de Bogotá

XINHUA

En su recorrido por Latinoamérica, la compañía “MyDream” de China hizo una última parada en la ciudad de Bogotá donde los espectadores del teatro Jorge Eliecer Gaitán disfrutaron del vistoso espectáculo realizado por artistas con alguna discapacidad física. Bailarinas, cantantes y virtuosos intérpretes de violín y saxofón demostraron en la capital colombiana que todos los sueños pueden realizarse a partir del trabajo disciplinado y dejaron en el público un mensaje de amor y superación de los obstáculos.

Fundada en 1987, la compañía ha recorrido el mundo entero siendo Colombia el país número 100 con montajes de enorme exactitud armoniosa sincronía como el de la Diosa de los Mil Brazos en el que no es palpable discapacidad física alguna por parte de las bailarinas.

“My Dream”: “Los motivos de nuestra presentación son dos, primero difundir la cultura china y el segundo presentar a los colombianos el espíritu de los discapacitados de China y un esfuerzo que sin ser tan alegre puede llegar a ser muy optimista” – Zhang Jingjin, director.

Virtudes como la paz, la fraternidad y la armonía permean los diferentes montajes artísticos de esta compañía que ha logrado el aplauso del mundo entero y de la crítica especializada que ha calificado a sus intérpretes como verdaderos perseguidores de la perfección humana.

“My Dream”: “Hemos viajado por los países de Latinoamérica como Cuba, Ecuador, Panamá. En nuestra gira la primera parada fue en Panamá, luego Costarica y Belice y Colombia fue la última parada. Despues de ver nuestro espectáculo los públicos latinoamericanos se emocionan mucho por los esfuerzos de nuestros artistas y su espíritu y eso es lo que queremos traer al público colombiano” – Zhang Jingjin, director.

Las Organización de las Naciones Unidas ha destacado a MyDream como embajador de imagen para las personas con discapacidad en el mundo. La versión cinematográfica de “MyDream” fue catalogada como la mejor producción artística del Primer Festivalde películas para televisión de Hollywood.

Sigue Leyendo

Colombia

Niños superhéroes en Colombia, gracias a prótesis impresas en 3D

Publicado

el

Niños superhéroes en Colombia, gracias a prótesis impresas en 3D

Bogotá, Colombia

Por: Daniela QUINTERO | AFP

Shaio Valeria Novas se siente como la Mujer Maravilla. Esta niña colombiana de seis años logró superar una deformación de nacimiento en su mano izquierda gracias a las prótesis en impresión 3D de la firma Frabilab, cuyos diseños se inspiran en superhéroes.

“Lamentablemente cuando gesté, ella venía con problemas de peso, entonces hubo un desmembramiento de la placenta y eso fue lo que se desarrolló en su mano”, relató la madre de la pequeña, Julia Andrea Giraldo.

Mientras a Shaio le ajustan en el muñón con unos diminutos dedos la prótesis decorada de azul, rojo y dorado, similar a la armadura que usa la Mujer Maravilla, Giraldo cuenta que los doctores le dijeron que su hija se iba a morir tan pronto naciera.

Aunque felices de que Shaio hubiera nacido sin problemas neuronales, sus padres estaban preocupados a medida que iba creciendo pues ella se preguntaba muchas veces por qué había nacido sin la mano izquierda.

Entonces iniciaron una búsqueda por internet para encontrar algún método que ayudara a Shaio. Nunca imaginaron que en Colombia existía un equipo como Fabrilab.

Cuatro jóvenes colombianos crearon en diciembre del año pasado este emprendimiento, que busca proveer prótesis de impresión 3D a niños de escasos recursos y con discapacidades en sus extremidades superiores, pero con la ventaja de que pueden agarrar objetos y tienen un toque de diversión.

– “Ya puedo lanzar un balón” –

Giraldo y su esposo contactaron con Fabrilab, que hace primero un estudio sobre la condición médica de los solicitantes y la capacidad económica de sus familias.

Yusef Muñoz, su director general, explica que si los candidatos no tienen suficientes recursos proveen las prótesis gratis, pero si pueden costearla ese dinero se utiliza para producir piezas para otros niños cuyos padres no pueden pagarla.

Además se financian con donativos de materiales o de dinero.

Las prótesis son decoradas con diseños inspirados en las armaduras de superhéroes como Ironman, el Hombre Araña, el Capitán América y la Mujer Maravilla y cuestan unos 250 dólares, el equivalente a un salario mínimo en Colombia, mientras una “prótesis normal de mano puede estar costando unos 25.000 dólares” en el mercado, explicó Muñoz.

Fabrilab consiguió un donante para Shaio. “Mamá, papá, ya puedo lanzar un balón, ya puedo agarrar un vaso con la mano”, exclamó entusiasmada la pequeña al recibir su nuevo miembro. “Cuando me lo puse sentí que tenía un brazo”.

“Nos llegó la prótesis y ella se adaptó. Coge las cosas, trata de escribir, lanza (objetos). Obvio que todo depende del peso que resiste la prótesis”, relató su madre.

– “Un juguete” –

Según Muñoz, estas prótesis son “únicas en el mundo” porque sus diseños están pensados para niños. La empresa también realiza prototipos para adultos e incursionará próximamente en prótesis de piernas.

“Al principio fue muy duro aceptar las cosas y a él le ha ayudado mucho la prótesis, aunque casi no la utiliza ahorita pero sí le gusta harto”, sostuvo por su parte Milena Medina, la madre de Daniel Garavito, de 5 años, a quien también le falta la mano izquierda.

Pero ahora está feliz de ver a su hijo más contento. “Creo que estas prótesis les ayudan mucho a ellos” por “el simple hecho de que parece más un juguete que una prótesis”, opinó Medina, mientras cargaba a Daniel, que ahora podrá decorar su brazo con la armadura de Ironman.

Muñoz explica que con las prótesis los pequeños se sienten más incluidos. “Cuando a una persona o un niño, especialmente, le falta un brazo, una pierna (…) se siente incómodo porque los niños” los molestan, pero con estas prótesis “de un momento a otro son las estrellas”, indicó.

En cuanto al personaje, Shaio muy sonriente aseguró que desde pequeña su mamá le mostró el programa de la Mujer Maravilla y cuando fue creciendo fue su favorito.

Pero “yo no quiero ser ella sino quiero ser un miembro de este equipo (Fabrilab), y ayudar a muchos niños, adultos y ancianos”, dijo convencida la niña.

Sigue Leyendo

Colombia

Colombia abre el primer bar para sordos

Publicado

el

Bar para sordos en Bogotá, Colombia
Bar para sordos en Bogotá, Colombia

Por: Rodrigo ALMONACID – AFP

Las dos muchachas se sientan en una mesa de madera rústica. Cualquiera se sorprendería de verlas prender una lámpara en pleno día, pero ese es el llamado a los meseros del primer bar-café para sordos de Colombia.

Erin Priscila Pinto y Carol Aguilera son amigas de hace tiempo, pero recién ahora tienen un lugar público en Bogotá adecuado a sus necesidades: Sin Palabras Café Sordo.

Situado en el corazón del tradicional barrio bogotano de Chapinero, este sitio coexiste con bares gais, de heavy metal o reggae.

Es el primer bar en Colombia y en Bogotá que está adecuado para ellos comunicacional, visual y sensorialmente“, dice María Fernanda Vanegas, una de las tres propietarias.

Este inusual bar-café se erige en un lugar de inclusión en esta ciudad de ocho millones de habitantes. Lo que busca es “que los oyentes nos adaptemos a los sordos y no al contrario, que es lo que siempre pasa“, agrega.

Sin Palabras cuenta con pantallas de videos musicales que tienen traducción simultánea en lenguaje de señas y una plataforma de madera en el piso que transmite la vibración de la música.

Además, la carta de bebidas y comida está en el abecedario para sordos, y hay juegos de mesa como jenga o dominó.

Vanegas y sus socios, Cristian Melo y Jessica Mojica, todos oyentes, buscan convertir a Sin Palabras en un sitio frecuentado por los 54.092 sordos que hay en Bogotá, según el Instituto Nacional para Sordos.

En toda Colombia son 455.718, de acuerdo con el último censo demográfico de 2005.

El reto acá no es dejar de hablar, porque no es lo mismo sordo que mudo“, asegura.

– “Puedo bailar” –

Los clientes se dividen casi por igual entre oyentes y no oyentes. La música está al mismo nivel auditivo que en un bar convencional. La diferencia es que aquí las manos son las protagonistas.

Es la primera vez que puedo sentir la música, eso me gusta mucho porque es la primera vez que puedo bailar“, explica Pinto, de 23 años y estudiante de fotografía audiovisual, en lenguaje de señas.

Los seis meseros de Sin Palabras tampoco escuchan. Aunque buena parte de su clientela desconoce el lenguaje de señas, con ademanes o escribiendo logran comunicarse y responder a las solicitudes de sus clientes. Además, hay cartillas con las señas básicas del lenguaje colombiano de señas.

Me siento mucho mejor porque los que me atienden son sordos, todo es más fácil“, resalta Pinto.

Aquí hablar no es menester.

La comunicación con los oyentes al principio suele chocar, porque no nos entendemos, pero uno hace que fluya“, dice Juan Carlos Villamil, un camarero de 26 años.

Los clientes suelen sorprenderse, pero al final terminan familiarizándose con el lenguaje de señas, agrega.

– Clientes “odiosos” –

Vanegas y sus socios se preguntaron alguna vez cómo es la vida social de los sordos luego de ver a un grupo de ellos tomándose un café en Bogotá. De ahí surgió la idea que ahora pretende expandir dentro y fuera de Colombia.

Inaugurado el 16 de junio, el lugar se está posicionando los sábados como un punto de muestras artísticas y culturales de la población no oyente.

Pero no todo ha sido color de rosa en Sin Palabras. Algunos clientes “odiosos” se aprovechan de la sordera de los empleados para irse sin pagar o romper vasos, se queja Vanegas.

Los viernes van bailarines sordos a ofrecer exhibiciones, y otras veces hay cuentacuentos no oyentes.

Queremos mostrarle al mundo lo talentosos que son los sordos“, afirma Vanegas, mientras al fondo Erin Priscila le muestra a su madre a través de la cámara de su celular el lugar en Bogotá donde se escucha con los ojos y se habla con las manos.

Sigue Leyendo

Populares