Conéctate con nosotros

Argentina

Dos para bailar el tango, no importa el sexo en Argentina

Publicado

el

Cuando el sexo de la pareja no importa para bailar tango

Buenos Aires, Argentina

Por: Sonia AVALOS | AFP

Suena un tango. Las parejas se abrazan y danzan entrelazadas, en un diálogo mudo donde él guía y ella se deja llevar, pero en Argentina el “tango queer” se baila sin importar el sexo con un audaz viceversa de roles por el placer de bailar.

“El tango es reflejo de la sociedad, un código social donde el poder lo tiene el varón”, explica Yuko Artak en una clase de tango queer en Buenos Aires.

La escuchan parejas de hombres, de mujeres y mixtas abiertos a la idea de bailar un tango más horizontal y despojado de etiquetas de género.

“Uno, dos y tres”, Yuko guía los pasos de baile a Liliana Chenlo, su partenaire y desde hace una década bailarina del 2×4. Poco después se detienen cambian el abrazo y Liliana conduce. Toda una revolución en el rígido y masculino mundo tanguero.

En sus albores el tango era “cosa de hombres”. Lo bailaban entre ellos en reductos de poca monta.

Su aceptación en la sociedad más acomodada permitió incluir a la mujer como compañera de baile, aunque siempre sujeta a los pasos que marque el varón. Jamás se bailó entre mujeres.

“El tango queer busca una apertura de ese código, la pluralidad de pasarnos los roles y romper el binomio exclusivo de baile hombre-mujer”, explica Yuko, nombre artístico de esta argentina de 35 años.

– Liber-tango –

Los puristas del tango fruncieron el ceño con Astor Piazzolla, el fallecido creador del “Libertango”, que revolucionó el género con su estilo contemporáneo con aires de jazz.

También la libertad que propone el tango queer presenta resistencias.

En marzo dos mujeres que bailaban tango juntas fueron expulsadas de una milonga en una plaza pública de Montevideo, la otra capital tanguera en el Río de la Plata.

“La cabeza de la gente está un poquito cerrada en este tema”, admite Liliana con una sonrisa comprensiva. “Es cuestión de que lo puedan entender desde el sentimiento. No importa el sexo de la persona con la que bailes sino cómo sentís el tango”, sostuvo.

Alexis e Ignacio están pisando los 30 años y toman clases de tango queer. “Es bueno poder salir de la masculinidad forzada, ver el tango como movimiento”, dice Ignacio.

– Abrir caminos –

En ese andar Yuko y Liliana subieron este año al escenario del Mundial de Tango en Buenos Aires para competir como pareja queer.

En el Mundial compitieron unas 500 parejas de 45 países, entre ellas dos parejas gays, una de Rusia y otra local. Pero la de Yuko y Liliana fue la única ‘queer’.

Apenas pudieron bailar en las rondas clasificatorias, pero el objetivo no era ganar.

Para la competición fue Liliana quien guió los pasos de Yuko y no hubo cambio de roles en el escenario, una concesión “para no confundir al público y al jurado”, explican al unísono.

“El vestuario y el arreglo se propuso destacar que somos dos mujeres que bailan tango juntas”, sostiene Liliana que llevó su largo cabello recogido y vistió un ceñido pantalón rojo con un corset negro que resaltaba su figura.

En el pasillo donde aguardaron para subir al escenario, algunos bailarines se acercaron a felicitarlas.

“¡Son dos mujeres!”, se asombró Julián Sotelo, un jubilado de 74 años con traje a rayas y estirpe tanguera, revolviéndose en el asiento de la platea cuando Yuko y Liliana salieron al escenario. “Eso no es tango”, murmuró con una sonrisa ladeada aún antes de verlas bailar.

– Milonga queer o queer en la milonga –

“Todavía el ambiente de milonga para el tango queer es reducido”, explica Yuko.

En Buenos Aires hay algunas, muy pocas para el florido universo milonguero que ofrece la noche porteña.

“Ninguna milonga ‘convencional’ incluye un espacio queer, lo queer está limitado a milongas exclusivas, falta dar ese paso”, dice.

Las dos coinciden en que su participación en el Mundial contribuye a la inclusión.

“Nos da una visibilidad única para que se vea al tango de otra manera”, afirma Liliana.

“Cuando la gente se concientice de que el tango es sólo abrazarse y bailar, enconces todas las cuestiones de género se borrarán”, se esperanza.

Sigue Leyendo
Anuncio
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Argentina

“Patagotitan mayorum”, el coloso argentino de los dinosaurios ya tiene nombre

Publicado

el

"Patagotitan mayorum", el coloso argentino de los dinosaurios ya tiene nombre

Buenos Aires (Argentina) | EFE

Hace cinco años llegó a un grupo de investigadores argentinos un fémur de 2,40 metros de longitud de una especie desconocida proveniente de la Patagonia. Un lustro después pueden anunciar que se trata del “Patagotitan mayorum”, el mayor dinosaurio hallado hasta ahora.

“Los estudios de la anatomía que realizamos en base a los fósiles que colectamos revelaron que estamos ante la presencia de una nueva especie diferente a cualquier otra conocida”, especificó en una entrevista con Diego Pol, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina.

“Patagotitan” significa “el titán o el gigante de la Patagonia” y “mayorum” es en honor a la familia Mayo, “dueña del campo donde fue encontrado este animal” y quienes alertaron sobre la existencia de fósiles en su propiedad.

Tras analizar dos años el terreno del que provenía el fémur, hallaron más de 200 huesos, entre los que encontraron partes de las patas traseras y delanteras, del cuello, de las vértebras, costillas del tórax y también un tramo de la cola de diferentes ejemplares de hace 100 millones de años.

Los restos encontrados de hasta seis ejemplares de estos herbívoros pertenecientes a los titanosaurios (grandes cuadrúpedos de cuello largo, cola larga y cabeza muy pequeña en relación al cuerpo) indicaron que pesaban entre 65 y 70 toneladas y medían cerca de 37 metros de largo.

Quedan otras muchas preguntas sobre estos gigantes, pero los fósiles permitirán a los científicos investigar su crecimiento, la estructura, las adaptaciones de su esqueleto para soportar el peso corporal y en qué contexto se desarrollaron.

Sigue Leyendo

Argentina

Incautan en Argentina obras de arte nazis

Publicado

el

Incautación de arte nazi en Argentina no tenía antecedentes

Buenos Aires, Argentina | AFP

Un busto de Adolf Hitler y un águila imperial del Tercer Reich fueron hallados entre muchas piezas artísticas nazis durante allanamientos en la periferia norte de Buenos Aires, informó el martes el ministerio argentino de Seguridad.

Numerosos objetos escultóricos y artesanales, muchos de ellos de origen alemán, fueron confiscados en procedimientos a dos locales comerciales y una vivienda, pero no hubo detenidos, según el reporte oficial.

“Esta investigación constituye un verdadero aporte a la misión institucional de luchar contra el antisemitismo y toda forma de discriminación, trabajando día a día por una sociedad inclusiva y pluralista, en la que el odio no sea tolerado”, dijo en un comunicado la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), entidad política de la colectividad judeo-argentina, de más de 300.000 miembros.

Argentina fue un santuario de criminales nazis después de la II Guerra Mundial. El caso más impactante fue el del responsable de la llamada “solución final” y exterminio de judíos, el teniente coronel de las SS Adolf Eichmann.

Eichmann fue secuestrado por un comando israelí en 1960 en un suburbio de Buenos Aires y juzgado en Jerusalén, donde fue condenado a morir en la horca por crímenes contra la humanidad.

Otros jerarcas nazis que vivieron en Argentina fueron Alois Brunner, Joseph Mengele, Josef Schwammberger, Walter Kutschmann, Eric Priebke y Eduard Roschmann.

Todas las piezas de arte serán llevadas al Museo del Holocausto de Buenos Aires, según las autoridades.

En los operativos fueron encontradas también antigüedades de origen japonés, chino y egipcio, incluidas piezas de la “Lista Roja de Objetos Culturales Chinos” emitida por la Unesco.

La Unesco ha ordenado la protección de objetos de esta Lista Roja debido a su interés internacional y valor histórico.

El ministerio dijo que también “se recuperaron objetos paleontológicos como ammonites pulidos, ámbar, animales momificados y trozos de caparazón de gliptodonte, junto con vasijas y utensilios líticos de la prehistoria”.

“El material, de origen ilegal, estaba oculto detrás de una pared falsa”, en uno de los locales, según el informe oficial.

Sigue Leyendo

Argentina

“Historias de la Llanura”, documental franco-argentino, se estrena este 30 de agosto en Francia

Publicado

el

Bar El Dólar Colonia Hansen
Bar El Dólar, Colonia Hansen

París, Francia

Sinopsis

Historias de la llanura” nos lleva al corazón de La Pampa. Desde hace quince años infinitos campos sembrados con soja transgénica reemplazaron a las cabezas de ganado de lo que se consideraba «la mejor carne del mundo». Una catástrofe humana y ecológica de la cual los habitantes de Colonia Hansen son testigos. Pero este filme, dirigido por la realizadora liechtensteinense Christine Seghezzi, no se agota en la denuncia ambiental, también cuenta historias sobre este lugar que van desde los tiempos en los que las tribus de Indios poblaron estas tierras, hasta la sangrienta dictadura cívico-militar de 1976.

Era “el jardín de Argentina”, pero la soja llegó y con ella el monocultivo, los pesticidas, las enfermedades y la desertización. “Historias de la llanura”, película que se estrena el miércoles en Francia, cuenta esta transformación vista desde una aldea que muere lentamente, víctima de este implacable cambio.

La directora del filme, Christine Seghezzi, autora de varios cortos y mediometrajes (“Carne de tu carne”, “Sthépane Hessel, una historia de compromiso”, “Avenida Rivadavia”), plantó su cámara en Colonia Hansen, una pequeña localidad desolada de la provincia de Santa Fe (centro-este).

Hace una veintena de años, el pueblo aún producía trigo, maíz, girasol, cebada, avena… y las vacas, que le dieron la reputación a la carne argentina, considerada como la mejor del mundo, pastaban en los alrededores.

Sin embargo “hoy en día, ya no hay más gauchos ni vacas en estas llanuras. Las vacas son criadas casi todas en granjas de engorde (…). La buena carne argentina está desapareciendo. La soja transgénica tomó el lugar de la ganadería y los otros cultivos” para “alimentar al ganado y a los cerdos europeos o chinos“, narra Christine Seghezzi, nacida en Liechtenstein.

– Hacer sentir la angustia –

La directora da la palabra a los pocos aldeanos que accedieron a hablar sobre el desastre ecológico, sanitario y cultural. Ella misma reproduce los relatos que le confiaron los habitantes de la región, ya que prefirieron no aparecer ante la cámara, incluso de manera anónima.

Mediante grandes planos fijos, la película muestra las casas deterioradas, el ganado en una pradera seca o un triste café que es a la vez una tienda de comestibles y gasolinera.

De fondo, el sonido de rugidos de motor recuerda que los aviones daban vueltas para esparcir pesticidas, principalmente, según la directora, glifosato, una sustancia considerada como “probablemente cancerígena” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como un tema recurrente, van apareciendo a lo largo del filme inmensos campos de soja.

Había muchas viviendas, lecherías, empleos aquí“, cuenta un habitante. “Pero con los avances de la tecnología, comenzaron a sembrar soja y a reducir los costes, así que la gente perdió su trabajo y tuvieron que irse“.

Ahora, “por culpa de los pesticidas, del aire que cambió, encuentras una gallina muerta, súbitamente. (…) Los cerdos nacen con malformaciones y mueren al cabo de uno o dos días. O bien, nacen ciegos o sin orejas“, dice.

¿Por qué tanta soja? ¿Por qué se ha dejado de criar animales? (…) Porque la soja reporta mucho“, subraya la maestra del pueblo.

Esta menciona “malformaciones en los recién nacidos“, “tumores“, “gente que muere joven” y se pregunta cómo sensibilizar a los niños y padres del peligro de los pesticidas, del que demasiado a menudo no son conscientes.

Seghezzi habla también de los trágicos sucesos relacionados con la colonización o con las dictaduras, viendo en la revolución de la soja un eco de esta violencia pasada.

A diferencia de los documentales clásicos, no se entrevista a ningún especialista ni se dan cifras.

Opongo (…) a la información una mirada que hace sentir los problemas, los desafíos, la amenaza, la angustia, de una manera irracional, que llama a los sentidos“, explica la directora en las notas de producción.

Es como si se pudiera escuchar el último respiro de la aldea antes de su desaparición“.

Christine Seghezzi

Christine Seghezzi nació en Liechtenstein. Después de sus estudios de teatro y de literatura, trabajó como colaboradora de puesta en escena al teatro. Desde mas de veinte años reside entre Francia y Argentina. En 2004, hizo una formación de realización documental con los Ateliers Varan de París y realizo su primer cortometraje, ” Chair de ta chair “. Siguieron los documentales “minimal land” (2007, 52 min.), “Stéphane Hessel, una historia de compromiso” (2008, 52 min.) y “insomnias” (2015, 24 min.). Realizó dos películas en Argentina: “Avenida Rivadavia” (2012, 67 min.) y “Historias de la llanura (2016, 70 min.). Sus películas han sido seleccionadas en festivales como Cinéma du Réel, Paris, Filmer à tout prix, Bélgica, Festival de derechos humanos, Viena, FICA Brasil,… Paralelamente a su trabajo de cineasta, Christine Seghezzi es fotógrafa.

Sigue Leyendo

Populares