Jóvenes líderes de América Latina discuten en Quito sobre política y cambio

 -  -  4


Quito.-

Jóvenes líderes de Colombia, México, Argentina y Ecuador se reunieron hoy en Quito en un encuentro sobre política, que intenta volver a involucrar a la juventud en los cambios para alcanzar mejores sociedades.

“Jóvenes Líderes Latinoamericanos: Transformando ciudades” fue el nombre del foro que congregó a activistas, académicos y pobladores interesados en nuevas propuestas sobre la participación de la juventud en la política y el cambio.

El conversatorio, “de jóvenes para jóvenes”, fue organizado por el colectivo “Actívate”, busca cambiar la concepción sobre la política a través de charlas de motivación de líderes sociales.

La colombiana Daniela Maturana, que lidera el Concejo Municipal de Medellín y que es hija del reconocido exdirector técnico de la selección de fútbol de ese país, Francisco “Pacho” Maturana, abrió el encuentro con una charla sobre su vida.

Contó, por ejemplo, que tuvo momentos de disputa con el fútbol por tener cerca a su padre, así como con su afición inicial por la moda, que cambió de golpe por la ciencia política y la organización social.

Relató, asimismo, el surgimiento de sus primeras ideas sobre la política pública al observar como la delincuencia ofrecía más que el Estado las oportunidades a muchos jóvenes en su país.Por ello, subrayó que si la política pública llega primero en la oferta de posibilidades, “se podría arrebatar los jóvenes a la delincuencia”.

Para Maturana, en política siempre caben las preguntas: “Si no es ahora, ¿cuándo?. Si no soy yo, ¿quién?”, reflexión que le llevó a sugerir a los jóvenes que se involucren en la política, con el ánimo de cambiar y de vencer el temor a las transformaciones.

Además, dijo que su presencia en la Alcaldía de Medellín es una muestra de que las “mujeres jóvenes podemos estar en espacios de decisión y hacerlo muy bien”.

De su lado, la activista mexicana Julieta Camacho, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), remarcó el hecho de que la juventud es una etapa en la vida de un ser humano que pasa “rapidísimo” y a la que hay que aprovechar a plenitud.

Usualmente, dijo Camacho, en América Latina se asocia a la palabra política con la de corrupción, algo que resulta de la experiencia regional pero que no necesariamente corresponde a la verdad.

Y es que para ella, “la política es una manera de organizarse” para obtener objetivos sociales, aunque admite que “hay mucha gente que está en política con el único objetivo de enriquecerse”.

La política sí sirve, porque transforma nuestra realidad” y por ello el activismo permite incidir en los cambios necesarios de una realidad, apuntó.

Las juventudes “tenemos que hacer las cosas bien” para cambiar esos viejos paradigmas, afirmó la mexicana en el encuentro, que también contó con la presencia del exalcalde de Quito, el socialdemócrata Paco Moncayo.

El argentino Héctor Griffini, un joven activista político de Buenos Aires, se refirió al liderazgo como una condición de la política.

Por ello, “los jóvenes tenemos en nuestras manos la responsabilidad plena de transformar nuestro futuro”, afirmó Graffini al sugerir que son los nuevos emprendimientos las claves para transformar las ciudades en la región.

Wilson Merino, un ecuatoriano que dirige una fundación de lucha contra el cáncer, también invitó a los jóvenes a perseguir los sueños sin desmayo.

Alabó las virtudes de la organización y dijo que un claro ejemplo de ello es su fundación “Cecilia Rivadeneira”, que ha logrado congregar a 20.000 adherentes y que incluso ha alcanzado obtener el apadrinamiento del club de fútbol español Real Madrid.

Para él, sólo los “ciudadanos organizados tienen el poder para cambiar” y, por eso, los proyectos deben integrar a la sociedad como motor para alcanzar las metas.

También la activista social ecuatoriana Liz Zhingri habló sobre el poder de la organización, pero también destacó valores andinos como el trabajo comunitario, la vida en comunidad, la solidaridad y la defensa de la dignidad, entre otros.

Sugirió, por ejemplo, aplicar políticas públicas propias y “no copiar” las extranjeras que, a veces, aparecen como únicas, acabadas y que no requieren mayores esfuerzos organizativos.

No dudó en afirmar que siempre, tras los logros y victorias, “hay colectivos” anónimos que sobrepasan a las iniciativas individuales.

Por: EFE

 

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano – Noticias NCC
4 recomendado
comments icon 0 comentarios
0 notas
57 vistas
bookmark icon

Escribir un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño y Hosting web por